kesia sunem desaparecida recompensa

Publicidad

Desaparecida

Ofrecen 12.000 euros de recompensa a quien encuentre a una mujer desaparecida hace dos años en México

La Fiscalía General de Justicia del Estado de México ofreció una recompensa de 300.000 pesos (12.000 euros) a quien aporte información para encontrar a Kesia Sunem, una joven de 35 años desaparecida hace dos años.

Dos años después de la desaparición de Kesia Sunem en la localidad de Técamac, México, su familia aún no sabe nada sobre su paradero, sin embargo, no han cesado de buscarla ni un solo día.

La mujer de 35 años, salió hace 26 meses de su domicilio para ir a un centro comercial, pero nunca más regresó a su hogar. Ahora, la Fiscalía General de Justicia del Estado de México ofrece una recompensa de 300.000 pesos (más de 12.000 euros), a quien aporte información para encontrarla, pero no hay ni una sola pista de ella.

Su hermana Husim no ha dejado de buscarla ni un solo día desde que no se supo más de ella. "No ha habido nada, ninguna novedad. Ni llamadas, nada absolutamente nada, está todo como desde el primer día", indicaba la hermana a los medios mexicanos. La joven, madre de dos hijos, una niña de 12 años y un niño de 13 años, esperan poder encontrar algún día a su madre desaparecida.

Según Husim, en el momento de su desaparición su hermana no sostenía alguna relación amorosa. "Estaba solo con sus hijos. Sus hijos desean que regrese, como yo, como toda la familia, no perdemos la esperanza aunque hay día que es más difícil", explica.

Los carteles con varias de sus fotografías han sido difundidas en varias ciudades de la República mexicana, así como en estados de la Unión Americana y en las redes sociales, pero hasta ahora los familiares no han obtenido información que les ayude a localizarla. También las autoridades ministeriales han distribuido el cartel en el que ofrecen la recompensa, pero tampoco han recibido detalles sobre el paradero de Kesia Sunem.

La última vez que vieron a Kesia con vida fue el 3 de noviembre de 2018, cuando se dirigía a un centro comercial cercano a su casa. Las cámaras de seguridad de uno de los locales que supuestamente visitó, no lograron captarla.

Publicidad