Estados Unidos está pasando por unos momentos trágicos tras los tiroteos sucedidos en El Paso y Ohio que se han cobrado la vida de 31 personas.

A menos de una semana de la masacre de El Paso, una mujer ha detenido otra tragedia que iba a ser protagonizada por su nieto de 19 años. La Policía de Lubbock, Texas, arrestó a William Patrcik Williams después de que su abuela diera el aviso de que pretendía cometer un crimen.

Al parecer el nieto le confesó a la mujer que había adquirido un rifle de asalto AK-47 y que pretendía llevar a cabo un tiroteo en un hotel para más tarde suicidarse.

Los agentes confiscaron un arma de fuego , munición, varios cuchillos y ropa táctica militar en la habitación de un hotel que el joven había reservado. La investigación ha revelado que Williams había falseado sus datos para comprar el rifle, por lo que el joven ha sido acusado por hacer declaraciones falsas y podría enfrentarse a cinco años de cárcel en caso de ser declarado culpable.

El fiscal federal Nealy Cox elogió también a la abuela por su valentía y haber evitado otra tragedia que podría haber ocasionado decenas de muertes.