Trece puñaladas han sido la causa de la muerte de Yelena Grigoriyeva. El cuerpo de esta activista rusa fue encontrado cerca de su casa, que se encuentra al oeste de una de las ciudades más grandes del país, San Petesburgo.

Yelena Grigoriyeva era una de las principales activistas en la lucha por los derechos del colectivo LGTBI en Rusia. De hecho, antes de su muerte había recibido multitud de amenazas de muerte.

Cosa que era conocida por la policía moscovita. Pero los miembros del cuerpo parecen haber actuado con cierta pasividad ante estas amenazas, según la agencia germana de noticias DPA. Esto ha provocado muchas críticas al gobierno de Putin.

Y es que, desde que el gobierno ruso prohibió en 2013 la difusión de “propaganda homoxexual”, las amenazas de muerte e incitaciones a la ‘caza’ de personas como Grigoriyeva, que eran proclives a luchar por los derechos LGTBI.