Publicidad

México

Primer problema para Joe Biden: se incrementa un 160% la llegada de inmigrantes indocumentados a Estados Unidos

Pese a que una de las promesas de Joe Biden fue poner en marcha una política de migración más humanitaria, se ha visto obligada a pedir a esas personas que desistan de viajar hacia el norte.

Otro de los puntos calientes de la emigración en el mundo es la frontera entre México y Estados Unidos. La llegada de centroamericanos se ha multiplicado con la llegada a la Casa Blanca de Joe Biden. La situación es tan dramática, que Biden ha pedido a esas personas que desistan de viajar hacia el norte.

Es el primer gran problema de Biden como presidente, la situación en Centroamérica ha empeorado en los últimos años mientras que Biden aseguró que iba a poner en marcha una política de migración más humanitaria. La llegada de personas sin documentación se ha incrementado un 160% y el sistema de acogidas está desbordado.

Sin duda es el tema que más divide a la población estadounidense. Las imágenes de hondureños, guatemaltecos, venezolanos intentando llegar a Estados Unidos creyendo haber logrado el sueño americano son noticia en los últimos días.

Solo el 3% consigue un visado en Estados Unidos

Sin embargo, aunque Trump ya no está en la Casa Blanca, la frontera sigue cerrada para ellos. "No hemos comido, desde las tres de la mañana, no hemos comido nada", "yo le pido al gobierno de Estados Unidos que me de una sola oportunidad", explican varios refugiados.

Entre lágrimas, muchas personas son devueltos a México tras meses de una pesadilla que no ha servido para nada: "En el caso de las mujeres, particularmente, son tan conscientes de los peligros que toman medidas para no quedarse embarazadas", explica Olatz Cacho, portavoz de la Amnistía Internacional para Estados Unidos.

La mayoría recorre más de cuatro mil kilómetros en un camino lleno de peligros. Casi todos lo hacen a pie y con unos pocos dólares en el bolsillo, además de la violencia de las mafias, sufren los abusos policiales en los distintos países que atraviesan.

Sólo un 3% consigue su sueño, el de una visa en Estados Unidos, para la mayoría el sacrificio habrá merecido la pena. Los que no logran a la primera, sólo tienen una alternativa: volver a intentarlo.

Sin embargo, lo seguirán intentando, mientras en sus países persista la pobreza, la violencia y la desesperanza.

Publicidad