Imagen del muro fronterizo de EEUU (Archivo)

Publicidad

Estados Unidos

Joe Biden comienza el trámite para regularizar la situación de 11 millones de inmigrantes indocumentados

El presidente de Estados Unidos inicia el proceso para reformar el el sistema migratorio estadounidense. El proyecto de ley contempla dar la nacionalidad a 11 millones de personas indocumentadas en 8 años.

En su carrera para llegar a la presidencia de Estados Unidos, Joe Biden, prometió que iba a regularizar la situación de los inmigrantes en el país. Una promesa que ha llegado esta semana tras presentar una reforma para cambiar el sistema migratorio del país.

La Administración demócrata ha trazado un proyecto de ley para dar la nacionalidad estadounidense a 11 millones de personas indocumentadas en 8 años.

Proyecto de ley en materia de inmigración

Esta medida es una puerta de entrada para que millones de inmigrantes que residen en Estados Unidos reciban la ciudadanía estadounidense. El Gobierno de Joe Biden establece así la primera vía para conseguir la nacionalidad de personas en su mayoría procedentes de México y Centroamérica, después de un proceso de 8 años. Además, Biden contempla inversiones de más de 4.000 millones de dólares en El Salvador, Guatemala y Honduras, con el objetivo de disminuir la pobreza, principal causa de las migraciones. También propone la creación de centros de solicitudes de asilo para acceder a territorio americano legalmente, evitando de esta forma los traslados clandestinos hasta la frontera.

El proyecto de ley busca proporcionar tarjetas de residencia permanente "Green cards" a los jornaleros agrícolas y a los jóvenes que llegaron sin permiso a Estados Unidos cuando eran niños. Podrán conseguir la residencia permanente las personas beneficiadas por el Estatus de Protección Temporal. Para el mandatario americano "esta es una oportunidad de reiniciar el debate sobre una reforma migratoria después de los cuatro últimos años".

Los demócratas no cuentan con mayoría de votos

Sin embargo, este proyecto tendrá que afrontar complejo camino en el Congreso de EEUU, debido a la diferencia de opiniones entre los partidos legisladores. Los demócratas en el Senado no reúnen los 60 votos que se necesitarían para aprobar la medida.

En el año 2013, la Administración de Barack Obama intentó sacar adelante una reforma del sistema de inmigración de Estados Unidos similar, sin éxito. Durante el mandato de Donald Trump se aprobaron más de 400 decretos ejecutivos para frenar la inmigración y castigar a los indocumentados.

Publicidad