Hacía tiempo que no veíamos a Barron Trump, el hijo pequeño del presidente estadounidense, y su imagen ha sorprendido. El joven de 13 años ha crecido y ahora viste de forma muy distinta, en su reaparición ha cambiado sus camisas por un look más informal, Barron llevaba una camiseta negra de la marca Ralph Lauren, unos pantalones del mismo color y unas zapatillas deportivas blancas de Nike. Todo sería normal si no fuera porque las zapatillas de deporte son de una marca a la que Trump intenta desprestigiar.

El presidente Donald Trump y sus seguidores iniciaron una campaña contra Nike cuando eligió al exjugador de la NFL, Colin Kaepernick como protagonista del treinta aniversario de su lema 'Just Do It'. La polémica surge porque Kaepernick es una de las figuras estadounidenses implicado en la lucha contra el racismo. El deportista mostró su apoyo públicamente a la corporación través de las redes sociales.

 

Kaepernick sacrificó su carrera deportiva en la NFL al hincar la rodilla cuando sonaba el himno nacional a modo de protesta por la violencia policial que había sobre la población negra, un gesto que tuvo como respuesta muchas críticas. El rechazo hacia el exjugador derivó incluso en llamadas al boicot por parte del sector más extremistas del republicanismo con el hashtag #JustBurnlt o #BoycottNike.

 

Donald Trump tampoco ha ocultado su rechazo a Nike que "está siendo asesinado por la ira y los boicots", según el presidente. Ahora también tiene que lidiar con la rebeldía de su hijo que después de tres meses desaparecido vuelve creando polémica a su padre.