Los dos guardias de seguridad de la prisión de Nueva York que vigilaban la celda del millonario Jeffrey Epstein se durmieron y falsificaron el registro para que no se conociera su error, según recoge The New York Times. La publicación cita a varios agentes y funcionarios de prisión que conocen el caso, recoge que estos datos salieron a la luz el martes, cuando el Departamento de Justicia anunció que ponía "en baja administrativa" a dos empleados.

Epstein, de 66 años, estaba acusado de crear una red de tráfico sexual de menores, debía recibir visitas cada media hora y, según el NYT, es lo que indicaron falsamente que habían hecho los dos agentes. Los tres funcionarios declararon al diario que estos guardias habían estado durmiendo "en parte, o todas" las tres horas antes del fallecimiento del magnate. Si se demuestra que falsificaron las entradas del registro podrían ser acusados de un delito federal. El aparente suicidio de Epstein lo están investigando el FBI y el Departamento de Justicia aunque el fiscal general de EE.UU.,William Barr adelantó que en la prisión hubo "irregularidades" y que habrá "rendición de cuentas".

La muerte por sorpresa y en extrañas circunstancias del millonario ha hecho que se especule sobre su fallecimiento, e incluso, se ha hablado de numerosas teorías conspiratorias debido a los personajes con los que se relacionaba, como el expresidente Bill Clinton (1993-2001); el príncipe Andrés, duque de York; o el actual mandatario, Donald Trump