Publicidad

Casa Real británica

Las emotivas palabras del príncipe Carlos tras la muerte de su padre: "Su energía fue asombrosa durante muchísimos años"

El funeral por el duque de Edimburgo no será una ceremonia de Estado y no estará precedida de un velatorio público.

Este sábado a mediodía se han lanzado desde distintos lugares del Reino Unido salvas de honor por la muerte de Felipe de Edimburgo, esposo de la reina Isabel II, fallecido este viernes a los 99 años.

Su hijo y heredero a la Corona, Carlos de Gales, le recordó este viernes por la noche en la cadena 'BBC': "Su energía fue asombrosa ayudando a mamá durante tanto tiempo y de una forma tan extraordinaria, creo que lo que ha hecho ha sido algo asombroso"

Poco antes del comienzo de los cañonazos, la Casa Real difundió a través de sus redes sociales el extracto de un discurso de 1997 de Isabel II (con motivo de sus bodas de oro) en el que ésta explicó la importancia del duque de Edimburgo en su vida, acompañado por una foto de ambos.

"Él ha sido, simplemente, mi fuerza y mi apoyo todos estos años y yo, y toda su familia y este y muchos otros países, le debemos más de lo que él nunca reconocería o de lo que vayamos a saber", dijo.

Ceremonia íntima

El cuerpo de Felipe de Edimburgo permanecerá en el castillo de Windsor, residencia de la familia real cerca de Londres, hasta que se celebre su funeral en la adyacente capilla de San Jorge, cuya fecha todavía no se ha anunciado. En línea con los deseos expresados por el duque, no será una ceremonia de Estado y no estará precedida de un velatorio público.

Las restricciones por la pandemia de coronavirus han llevado al Gobierno británico y al Palacio de Buckingham a pedir a los ciudadanos que no se concentren frente a las residencias reales para dejar flores y rendir tributo al príncipe.

Conmoción británica

Buena parte de los británicos mostraron su profundo pésame y algunos se congregaron en actos espontáneos para homenajear al fallecido, en una muestra de la legitimidad de la que goza la casa real británica, gracias, en parte, al trabajo del difunto príncipe.

Su papel como miembro de la familia real ha contribuido durante décadas a que la monarquía británica "se mantenga como una institución indiscutiblemente vital para el equilibrio y la felicidad de nuestra vida nacional", afirmó el primer ministro del Reino Unido, Boris Johnson, en un discurso frente a su residencia oficial de Downing Street.

Publicidad