La familia de una adolescente rumana de 15 años que fue secuestrada, violada y asesinada ha revelado la presunta llamada de auxilio de la joven a la Policía pidiendo ayuda desde el lugar donde la mantenían cautiva. La joven, Alexandra Macesanu, desapareció el 24 de julio. Hizo 'autostop' al poco de salir de casa y fue cuando la secuestraron y encerraron, pero la joven pudo hacerse con un teléfono para pedir ayuda.

Sin embargo, pese a que llamó a la Policía, la familia revela cuál fue la conversación tras pedir ayuda:

- "Por favor, no me cuelgues, quédate conmigo, estoy muy asustada".

- "Lo siento, no puedo quedarme en la línea con usted, tengo otras llamadas. Quédate allí, la Policía llegará sin falta en unos minutos (...) Demonios, cálmate, el coche está en camino".

Cuando los agentes llegaron, la joven ya estaba muerta. El principal sospechoso es un hombre de 66 años, en cuya casa se hallaron los huesos de otra adolescente desaparecida en abril.