Los taxistas de Madrid volvieron en la tarde de este viernes a concentrarse en la Puerta del Sol de Madrid en el marco de las movilizaciones y el paro indefinido que llevan a cabo desde hace doce días para reclamar una regulación para los vehículos de alquiler con conductor (VTC).

El gremio se concentra de nuevo ante la sede del Gobierno regional en tanto esperan que este Ejecutivo les convoque a negociar la nueva propuesta que le hicieron llegar este mismo viernes. Los taxistas consideran "una burla al sector" la postura de la Comunidad de Madrid ante su petición urgente de negociación para resolver el conflicto, si bien confían en que les convoquen a una reunión este próximo lunes.

Así lo ha indicado el presidente de la Federación Profesional del Taxi de Madrid, Julio Sanz, tras conocer que los planes del Ejecutivo autonómico es contactar con ellos a principios de la semana que viene. Durante la nueva concentración del colectivo en la Puerta del Sol, Sanz detalló que han llamado y enviado mensajes al director general de Transportes, Pablo Rodríguez Sardinero, para sondear la disposición a fijar un encuentro inmediato para abordar su última propuesta, pero aún no han obtenido respuesta.

Tras conocer por los medios que la idea es contactar con ellos la semana que viene, en vez de este viernes o el fin de semana, confía en que se les llame pero también ha lamentado que el Gobierno regional opte por "alargar" el conflicto. "Es una burla porque el taxi quiere una resolución del conflicto", ha insistido el presidente de la Federación Profesional del Taxi para añadir que esta actitud "es una falta de respeto".

Por otro lado, ha subrayado que los taxistas han solicitado concentraciones para la semana que viene pero también tienen voluntad negociadora y han "flexibilizado" sus protestas. A su vez, el presidente de Elite Taxi de Madrid, Sergio Vega, que el colectivo tiene ganas de solucionar el conflicto pero tienen claro que "no se van a ir con las manos vacías".

En la mañana del viernes, los taxistas se concentraron en la terminal T-4 del aeropuerto de Barajas donde algunos han pasado la noche para recibir a los compañeros que se han acercado desde otras comunidades autónoma.