Queda solo una semana para los comicios del 26M en los que además de alcaldes, concejales y autoridades autonómicas, los españoles elegirán a sus representantes en el Parlamento Europeo.

Las decisiones de estos representantes afectan a 500 millones de personas y entre sus funciones, además de dar luz verde a los comisarios, está la de legislar. Los eurodiputados tendrán que decidir, por ejemplo, qué hacer con el Presupuesto de la Unión Europea, que asciende a 166.000 millones de euros anuales.

Pero sus funciones no se limitan al campo económico. También quieren unificar las políticas de asilo para estudiar cómo se desarrolla el reparto de los refugiados o completar el proceso de salida de Reino Unido de la Unión Europea. También tendrán que culminar la unión bancaria poniendo en marcha el sistema de garantías y depósitos.

Estos son algunos de los retos más conocidos de la Comisión Europea, pero también hay otros menos institucionales como la norma que obliga a bares y restaurantes a no cobrar el agua del grifo que sirven a sus clientes.