114.005000

Publicidad

Coronavirus

Los hosteleros de Salamanca cuelgan carteles de 'Se traspasa' como protesta contra la desescalada del coronavirus

Muchos negocios salmantinos han puesto el cartel de 'Se traspasa' en la puerta de sus negocios porque no están de acuerdo con las restricciones de aforo impuesta para combatir al coronavirus.

En resumen

  • “Los aforos del 30% son totalmente inviables, no podemos hacer frente al 100% de los gastos con un 30% de aforo”

Numerosos negocios de hostelería de Salamanca han colgado el cartel de 'Se traspasa' en la puerta de sus establecimientos. En realidad, no es que vayan a vender sus negocios, sino que se trata de una protesta que están realizando contra la desescalada programada por el Gobierno para volver a la normalidad tras la crisis del coronavirus.

El cartel, que se asemeja mucho a los que se usan para poner un local a la venta, va acompañado del hastag #SinSeguridadNoAbrimos y tiene que ver con una protesta de la hostelería de Salamanca contra las fases de la desescalada ya que no está de acuerdo con las limitaciones de aforo programadas.

Los hosteleros salmantinos se niegan a abrir porque afirman que, con las condiciones marcadas, no les es rentable. Tito García se ha unido a la protesta y explica que abrir su negocio le cuesta 2.000 euros al día: “Ya con lo que estoy arruinado tengo suficiente”, asegura. Germán Hernández, otro hostelero de la ciudad, dice que no abrirá su negocio: “Es que sería una ruina para nosotros”.

Además, la Asociación de Hosteleros de Salamanca respalda su postura: “Los aforos del 30% son totalmente inviables, no podemos hacer frente al 100% de los gastos con un 30% de aforo”, afirma Álvaro Juanes, presidente de esta asociación.

La viabilidad de sus negocios no es lo único que les preocupa. Por otro lado, dicen que no saben si seguirán contando con ayudas económicas y ni tampoco qué medidas sanitarias deberán tomar: “¿Nosotros tenemos que tomar la temperatura? Yo voy al supermercado y a mí nadie me la toma”, se pregunta Álvaro Peregil.

Ante las protestas de la hostelería, el Gobierno aclara que la apertura de los comercios es solo una opción: “No hay una obligación de abrir, si hay alguien que considera que es mejor esperar, pues puede esperar”, explica Teresa Ribera, Vicepresidenta cuarta del Gobierno y Ministra para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico.

Publicidad