14.842667

Publicidad

coronavirus

La crisis del coronavirus aumenta un 54% el paro femenino

La crisis del coronavirus también ha afectado a la brecha de género en el ámbito laboral. Según el FMI un 54% de los empleos perdidos durante la pandemia pertenecían a mujeres.

La pandemia del coronavirus también ha golpeado a la brecha de genero laboral. Según un estudio del FMI, ellas tienen casi el doble de probabilidades de perder el empleo que los hombres a causa de la Covid-19. Aunque solo el 39% del empleo global lo hacen mujeres, ellas se perdieron el 54% de las plazas de empleo destruidas por la pandemia

Un estudio del Fondo Monetario Internacional esta semana señala cuatro posibles explicaciones. Un primer factor es que las mujeres trabajan más que los hombres en los llamados sectores sociales, que requieren interacciones personales, como comercio minorista, turismo o eventos.

Pero también en ramas de la administración pública, como los cuidados sociales, educación, áreas donde las mujeres representan más del 60% de la fuerza laboral en todo el mundo. Todos estos no solo son trabajos que han sido muy golpeados por el coronavirus, sino que son actividades en las que el teletrabajo es prácticamente imposible. Una segunda explicación es que las mujeres, comparativamente, desempeñan sus tareas en el sector informal más que los hombres El hecho de cobrar en negro deja a estas mujeres sin prestaciones como las pensiones o seguro médico. A la hora de despedir, es más fácil prescindir de aquellas que no tienen contrato.

El tercer punto es que, como es sabido, las mujeres realizan más labores domésticas no remuneradas que los hombres. La diferencia varía según los países, pero en promedio hablamos de 2,7 horas al día. De hecho, hay estudios que dicen que ellas llevan a cabo el 75% del trabajo no pagado, desde la crianza de los hijos hasta las tareas de limpieza. A causa del coronavirus, ellas han tenido que hacerse cargo de un cuidado familiar extra tras el cierre escolar o tener que asistir a los mayores, sujetos vulnerables y de riesgo.

Esta situación hace que, tras el levantamiento de las medidas de confinamiento, su reincorporación al puesto de trabajo acabe siendo más lenta respecto a los hombres, al cargar con más responsabilidades. De acuerdo con los datos que maneja el FMI, en las familias con al menos un hijo menor de seis años, es tres veces más probable que el padre vuelva al trabajo a que lo haga la madre.

Por último, en los países menos avanzados socialmente y económicamente, las pandemias acostumbran a causar una pérdida de capital humano femenino. Por ejemplo, una vez que las niñas se hayan visto imposibilitadas de acudir a las escuelas, es más difícil que vuelvan a matricularse.

Publicidad