Simone Biles, cinco veces campeona nacional y medalla de oro en los Juegos de Río 2016, además de cuatro veces campeona del mundo con tan solo 22 años, se ha derrumbado ante los medios al recordar los abusos sexuales del doctor estadounidense Larry Nassar.

La gimnasta norteamericana ha estallado contra la Federación de Gimnasia de los Estados Unidos al mostrar su indignación e incomprensión: "Hemos hecho todo lo que nos han pedido, incluso cuando no queríamos y ellos no han podido hacer un maldito trabajo. Teníais un trabajo. Literalmente teníais un trabajo y no pudisteis protegernos", se lamentó.

Biles, a punto de conseguir la marca necesaria para estar presente en los Juegos Olímpicos de Tokyo 2020, ha vuelto a derrumbarse, dejando claro que pese a estar encarcelado las heridas que ha causado Nassar son irreparables: "Es realmente triste porque cada vez que voy al médico o a entrenar, me tienen que tocar y no quiero que lo hagan. No quiero que me toquen, pero me duele el cuerpo, tengo 22 años y al final del día tengo que ir", confiesa.

 

La gimnasta ya había declarado su necesidad de tomar medicamentos contra la ansiedad sufrida, consecuencia de los abusos del médico estadounidense condenado a 40 años de cárcel tras los abusos reiterados a docenas de deportistas.

Tras su parón y vuelta a la competición, la atleta sostiene que no ha sido tarea fácil. Sin embargo, lo encuentra como una forma de reivindicación: "No es fácil volver a una organización que te ha fallado. Estar aquí es un recordatorio de todo por lo que he pasado y todo por lo que aún voy a pasar", sentenció.