El Dinamo de Zagreb se enfrentó en Georgia al Saburtalo Tbilisi en la previa de Champions League. Los croatas ganaron 0-2, pero el mayor 'espectáculo' se vio en las calles de la ciudad.

La secuencia es tremenda: dos facciones del mismo club enfrentadas con hachas, martillos y cinturones. La división se debe a la figura de Zdravko Mamić, expresidente del club fugado de la justicia tras ser condenado a seis años y medio de cárcel por fraude en los traspasos de Modric al Tottenham y de Lovren al Lyon.