Este año se cumplen tres de la agresión de 'La Manada' durante las fiestas de San Fermín. Ahora muchos pamploneses quieren pasar página e intentar que no se asocie la diversión en sus fiestas con el descontrol y las agresiones machistas.

Pese a ello, se siguen repitiendo escenas desagradables cuando el alcohol está de por medio aunque Pamplona se esfuerza por decirlo: no es no y el silencio también es no.

Para evitar cualquier conducta que atente contra la libertad sexual habrá psicólogos especializados de la Policía Nacional que atenderán los posibles casos de abuso.

Alfonso Fernández, comisario principal de la Policía de Pamplona, explica que toman muchas medidas para que a todo el mundo le quede claro que en Pamplona hay "tolerancia cero". "Se vigila que nadie lleve objetos peligrosos que puedan ensuciar la fiesta", explica el comisario.

Además habrá 2.600 agentes entre los que hay italianos y franceses, y numerosos agentes de Policía Local de paisano para velar por los asistentes de todo el mundo.