La compañía Gotta Have Rock and Roll abrió la subasta de decenas de artículos personales de la cantante Madonna en una polémica venta que se celebra después de un largo proceso judicial que dio luz verde a la puja el pasado mes de junio.

Entre los objetos personales de la cantante se encuentra la pieza estrella de la subasta, una carta recibida por Madonna de su exnovio el fallecido rapero Tupac Shakur, cuando este estaba en la cárcel, en la que explicaba los motivos de su ruptura sentimental.

El artículo ha sido valorado en un mínimo de 200.000 dólares y un máximo de 300.000, y la puja más baja que se admite es de 100.000 dólares, aunque hasta el momento la página web de la compañía apunta que todavía no se ha recibido ninguna.

La venta se ha iniciado este miércoles en el portal de Gotta Have Rock and Roll, y los seguidores de la intérprete de "La Isla Bonita" podrán pujar para adquirir algunas de sus antiguas pertenencias hasta el próximo 26 de julio.

La subasta se ha visto envuelta en polémica después de que Madonna intentara impedir la puja en 2017 al considerar que los artículos se los había robado su antigua asesora artística, Darlene Lutz, quien los ha puesto a la venta. La artista asegura que los artículos desaparecieron durante una mudanza en 2004, pero el tribunal decidió que el propietario de unos bienes tiene hasta tres años para solicitar su devolución, periodo que ya caducó. Lutz trabajó como asesora artística de Madonna desde 1981 hasta 2003, cuando ambas protagonizaron un enfrentamiento.

Cuando se inició el proceso judicial, la artista se mostró especialmente conmocionada por encontrar entre los artículos a la venta la carta de Tupac, en la que él explicaba su temor a tener una pareja de raza blanca porque podría dañar su carrera. "Me sorprendió descubrir que la subasta incluía la carta de Shakur. Nunca he vendido, regalado, transferido o me he deshecho de la carta de Shakur", afirmaba la cantante.

Además del escrito de Tupac, que se estima pueda alcanzar los 400.000 dólares, también se subasta el currículo original de Madonna, la letra de varias de sus canciones escritas a mano y piezas de vestuario utilizadas en conciertos y sesiones de foto.

A las prendas de Madonna se suman en esta subasta otros importantes artículos de otros artistas, como la letra escrita a mano de la canción "Hey Jude", de los Beatles, valorada en un mínimo de 200.000 dólares, o una guitarra de Duane Allman que se utilizó para la grabación de la canción "Layla" de Eric Clapton en 1970, cuyo precio mínimo es de 1,5 millones.