Desde primera hora de la mañana, se podían ver largas colas a las puertas del centro que acoge este fin de semana la Japan Weekend. Pero los asistentes son algo especiales, van caracterizados a la perfección como sus personajes favoritos del manga y del anime.

Entre las actividades que se realizan en la feria destaca el "cosplay", una actividad que se basa en interpretar disfrazado. Los participantes, también llamados cosplayers, usan disfraces, accesorios y trajes para representan un personaje específico o una idea.

Además, este año la feria ha concentrado todos sus esfuerzos en una exposición especial: la nueva película "Dragon Ball". De este modo, es fácil encontrar a más de un asistente disfrazado como los personajes del film.

Es uno de los mayores eventos de Europa para los fanáticos de todo lo que suene al país del sol naciente donde se puede confundir realidad y ficción porque entre sus asistentes el límite es solo la imaginación.