El misterioso comprado del cuadro podría tratarse de J. Tomilson Hill, un inversor y coleccionista, vinculado al museo Metropolitano de Nueva York, que podría haber pagado entre 100 y 150 millones de euros por el 'Caravaggio'.

El cuadro, 'Judit y Holofernes', fue descubierto en Toulouse en 2014 y estuvo expuesto en exposiciones internacionales, y tenía previsto subastarse en Toulouse. Sin embargo, la subasta se suspendió por sorpresa porque el lienzo ya había sido vendido.

Del comprador solo se sabía que no era francés y que tenía una conexión con un gran museo. La venta del cuadro tenía un acuerdo de confidencialidad. El posible comprador es J. Tomilson Hill, aunque no ha confirmado la información.

J. Tomilson Hill es miembro de la junta del Metropolitan Museum of Art de Nueva York y propietario, junto a Janine, su esposa, del museo Hill Art Foundation en Manhattan. Según informa 'The New York Times', el presunto comprador ha cedido parte de su colección a museos como la Frick Collection, la Galería de los Uffizi y el Palacio Pitti en Florencia, la Morgan Library & Museum y el museo Getty de Los Ángeles.

El lienzo retrata la escena bíblica de la viuda judía Judith degollando al general asirio Holofernes para salvar a la ciudad de Betulia del asalto inminente. Caravaggio pudo pintar en 1607 el cuadro en Nápoles, donde habría huido tras apuñalar a un hombre en Roma.

Pero no se supo nada más de la obra hasta que una familia de Toulouse encontró el cuadro hace cinco años, cuando subió al desván para arreglar una fuga de agua.

Nadie sabe cómo ha llegado hasta ahí, aunque una de las hipótesis que se baraja es que un antepasado de la familia, oficial de los ejércitos napoleónicos, lo habría encontrado y se lo habría quedado.