17.002500

Publicidad

Descubrimiento arqueológico

Descubren la figura de un gato de 37 metros ocultada 2.000 años en la Pampa de Nazca, Perú

Los arqueólogos del Ministerio de Cultura peruano han hallado la figura de un felino dibujado en la ladera de la Pampa de Nazca, ubicación de los famosos geoglifos declarados Patrimonio Mundial por la Unesco en 1994.

Los arqueólogos del Ministerio de Cultura de Perú han descubierto la figura de un felino de 37 metros labrado en la Pampa de Nazca, hogar de los famosos geoglifos declarados Patrimonio Mundial por la Unesco en 1994.

Las últimas investigaciones han concluido que el geoglifo fue labrado en las laderas de la colina peruana 200 años antes de nuestra era, mucho antes que las ya conocidas figuras del 'mono', la 'araña' y el 'pájaro' y que han convertido la zona en uno de los lugares con mayor interés arqueológico y reclamo turístico del país. La figura del felino habría permanecido oculta más de 2.000 años, a pocos metros de la Panamericana, la principal autovía de Perú.

Un azaroso hallazgo

El descubrimiento se produjo por la iniciativa de mejorar el acceso principal al mirador natural que permite a los visitantes ver desde la tierra parte de los enormes dibujos terrestres. "El ascenso era complicado y queríamos facilitar un paso más seguro...Y en ese proceso, nos percatamos que en esa ladera había trazos que no eran de ninguna manera naturales", ha comunicado Johny Isla, responsable del sistema de gestión del Parque Arqueológico Nasca-Palpa. Gracias a las fotografías tomadas con drones, se ha revelado lo que desde el inicio "parecía una figura zoomorfa, un felino".

El avance de la tecnología ha permitido continuar y mejorar las investigaciones arqueológicas en la zona. "Llama la atención que todavía se puedan identificar figuras nuevas, pero sabemos que hay otras que se pueden encontrar. En los últimos años, el uso de drones, que sobre todo nos permiten tomar imágenes en laderas de las colinas, nos hace posible eso", ha declarado Isla.

La expansión de la pandemia del coronavirus obligó a detener las investigaciones arqueológicas comenzadas tras los primeros indicios de este nuevo geoglifo, a principios del 2020. Los trabajos de campo necesarios no se han podido concluir hasta ahora y desvelar la figura de un animal felino con rostro de frente y costado de perfil, trazado con unas líneas de 30 centímetros de grosor.

Interpretación de la figura

En los últimos años se han identificado más de 90 nuevas figuras en los valles de Palpa y Nazca atribuidas a la cultura Paracas, antecesora de la cultura Nazca, como es el caso de este nuevo geoglifo felino. "Estas son de menor dimensión y están dibujadas en laderas de cerros, claramente de una tradición anterior. Se sabe por las comparaciones iconográficas. Por ejemplo, los textiles Paracas tienen aves, felinos, o personajes fácilmente comparables con esos glifos", ha explicado Isla.

La interpretación histórica y cultural de este nuevo hallazgo tiene un significado muy diferente los geoglifos de Nazca. Estos últimos se relacionan con el culto al agua y la fertilidad, algo normal para un pueblo de hábitat desértico, "pero estos nuevos, más pequeños, que aparecen en grupos, pues entrañan una concepción distinta: están hechos para que la gente los vea", ha razonado el arqueólogo. Las figuras de la cultura Nazca han sido realizadas "por hombres, para los dioses", las paracas "son de hombres para los hombres", concluye.

Publicidad