Erupción del Vesubio

Así murieron los habitantes de Pompeya y Herculano en la erupción del Vesubio

Un estudio ha revelado que los cráneos de los habitantes de Pompeya y Herculano explotaron por las altas temperaturas que sufrieron. El cerebro se convirtió en ceniza. Ocurrió tras la erupción del Vesubio.

En resumen
  • La muerte de estas personas fue por una rápida vaporización de los fluidos corporales y tejidos blandos
Resultado en un hombre tras la erupción del Vesubio en Pompeya

Publicidad

En la historia se han registrado numerosas erupciones de volcanes, como el volcán en La Palma. Los habitantes de Pompeya y Herculano murieron una noche del año 79 d.C. tras la erupción del volcán Vesubio. El Monte Vesubio despertó y solo unos pocos tuvieron oportunidad de huir tras la erupción.

Años después, un equipo de científicos determinaron cómo fueron los últimos momentos de vida de los habitantes de Pompeya y Herculano tras la erupción del volcán. La investigación, publicada en 'PLOS One', revela que los cráneos explotaron.

"Un patrón generalizado de hemorragia inducida por el calor, aumento de la presión y estallido del cráneo", indica el estudio gracias a los análisis realizados a los huesos. La avalancha de flujos piroclásticos produjo que les hirviera la sangre y que sus cráneos explotaran.

El estudio fue realizado por el equipo de arqueólogos de la Universidad Federico II de Nápoles. Descubrieron un polvo negro y rojizo que impregnaba los huesos y que se había obviado en investigaciones anteriores sobre la erupción del volcán del Monte Vesubio que afectó a Pompeya y Herculano.

"El cerebro fue remplazado por ceniza"

Un nuevo estudio de este polvo negro y rojizo del Monte Vesubio reveló que los residuos estaban compuestos de óxido de hierro. Aunque se comprobó que estos restos humanos no habían estado en contacto con objetos metálicos.

Se volvió a realizar un nuevo análisis, donde se determinó que se trataba de "la degradación térmica de la hemoproteína de las víctimas de la erupción", es decir, de su sangre. El estudio sugirió que la muerte de estas personas se debió a una rápida vaporización de los fluidos corporales y tejidos blandos debido a la exposición al calor extremo.

"Un hallazgo se vincula a cráneos llenos de ceniza, lo que indica que, después de la evaporación de los líquidos orgánicos, el cerebro fue reemplazado por ceniza", indica el estudio.

La erupción del Vesubio

La erupción del volcán Vesubio vomitó roca ardiente y ceniza hasta 20 kilómetros más allá de sus laderas. Las poblaciones cercanas, Pompeya y Herculano, quedaron sepultadas bajo un manto de piedra derretida.

Se recuerda como la erupción volcánica más famosa y mortífera de la historia. La erupción provocó que estas ciudades quedasen sepultadas por varias capas de ceniza del volcán de Vesubio. Estas no serían excavadas hasta el siglo XVIII.

Así fue la erupción

Una columna de humo comenzó a ascender desde el interior del volcán en Pompeya y Herculano. La población pensó que se trataba de un escape más de humo, como había ocurrido en ocasiones anteriores, pero no fue así.

En Herculano inundó las calzadas y las calles de la ciudad una especie de fango, mezcla de ceniza, lava y lluvia. La gente salió asustada, pero pocos pudieron huir.

En Pompeya, la situación fue parecida. Comenzó con una lluvia fina de ceniza que nadie podía ver. Después, comenzaron a caer las piedras volcánicas. La ciudad quedó envuelta en vapores de azufre en las casas y las villas.

La última erupción del Vesubio fue en el año 1944. Desde entonces, permanece dormido.

Publicidad