Un equipo de científicos del instituto Max Planck de Biología del Envejecimiento, de Alemania, ha descubierto un novedoso análisis de sangre que permite predecir con un 83% de probabilidad si una persona vivirá o morirá en los próximos 10 años.

El estudio, publicado en la revista Nature, ha examinado datos de 44.168 individuos entre los 18 y 109 años. De ellos, 5.512 durante el seguimiento.

En el estudio se analizaron 14 factores que parecen determinar el riesgo de muerte, como ciertos niveles de aminoácidos y de colesterol, desequilibrios de ácidos grasos, inflamación, respuesta inmune general y control de glucosa.

El equipo se centró en averiguar cómo la presencia de ciertos biomarcadores podía asociarse con la probabilidad de contraer enfermedades específicas.

Debido a que la prueba realiza predicciones a corto plazo, no puede proporcionar conclusiones de mortalidad para la población en general, pero sí ser muy útil, para la evaluación de la eficacia de algún nuevo fármaco.