Pruebas del coronavirus en Ordizia, Guipúzcoa

Publicidad

Coronavirus

¿Cuántas más mejor? Qué pruebas del coronavirus hay y en qué casos las recomiendan los expertos

En la actualidad contamos con tres principales pruebas para diagnosticar el coronavirus: PCR, test de antígenos y de anticuerpos. ¿Cuándo y en qué situaciones debemos usar cada una de ellas para garantizar su mayor eficiencia?.

Entre las tres principales pruebas diagnósticas disponibles para detectar el coronavirus (PCR, test de antígenos y de anticuerpos), hay todavía confusiones sobre cuándo y cuáles son las situaciones en las que deben ser usadas.

Los cribados masivos de test de antígenos realizados a la población burgalesa, con 243 positivos tras la realización de más de 40.000 pruebas o la reciente petición de PCR en los aeropuertos y test de antígenos en farmacias, obliga a repensar cuáles son los contextos adecuados para cada prueba a fin de evitar los falsos positivos y negativos, pues no siempre será válido es lema de 'cuantas más mejor'.

Prueba de anticuerpos

A diferencia de las PCR y los test de antígenos, las pruebas serológicas detectan la infección pasada o en fases finales y muestra la presencia de anticuerpos IgM (aparecen una semana después de la infección) o anticuerpos IgG (a partir de las dos semanas). El contexto adecuado de estas pruebas es conocer el paso del coronavirus en una amplia población, como es el caso de las encuestas de seroprevalencia realizadas por el Instituto de Salud Carlos III: ver cuántas personas habían pasado la covid-19 en la primera ola.

Los tres tipos de pruebas de anticuerpos, ELISA, CLIA y test rápidos, son susceptibles de mostrar falsos positivos y negativos. "Es una prueba que tiene valor como grupo, en una encuesta amplia de seroprevalencia el resultado es fiable porque los falsos positivos y negativos se compensan, pero un test rápido a una persona en concreto es menos seguro", aclara Salvador Peiró, especialista en Medicina Preventiva y Salud Pública e investigador de FISABIO.

PCR

La PCR es hasta el momento la prueba por excelencia para detectar el coronavirus. Tiene una alta sensibilidad y especificidad pero presenta limitaciones como su equipamiento, coste y tiempo.

Su uso en contextos inadecuados aumenta las probabilidades de un falso negativo, si es realizada cuando el sujeto está al inicio de la infección, o falsos positivos, cuando analizamos sujetos con poca probabilidad de estar infectados. Por ejemplo, al analizar población asintomática general o porque detecte restos del genoma viral y la prueba siga dando positivo aunque el sujeto no sea ya contagioso.

Test de antígenos

A día de hoy persiste la concepción errónea del test de antígenos como una versión rápida de la prueba PCR. Llegaron hace poco más de dos meses y tuvieron una gran acogida entre las administraciones políticas por su bajo coste y rapidez de respuesta (en apenas 15 minutos). Tiene una especificidad alta como la PCR pero su sensibilidad es menor. La Comisión Europea (CE) ha recomendado su uso pero también los contextos adecuados donde han de ser realizadas.

Cribados masivos sí o no

El test de antígenos es una prueba útil, pues permite conocer el resultado en poco tiempo y tomar decisiones rápidas pero ha comenzado a ser usada para cribar a la población asintomática de forma indiscriminada. "El test de antígeno sirve para situaciones con una alta probabilidad de contagio, como un brote en un colegio mayor porque los sujetos conviven, o en residencias de mayores, donde el riesgo es tan elevado que deben cribar a todas los usuarios", especifica Peiró.

Existe aun así un amplio espectro de grises y situaciones excepcionales: "En poblaciones concretas con altas tasas de contagio, quizá sea más eficiente realizar un cribado masivo a toda la población general que comenzar un proceso de rastreo de positivos que puede ser más lento", apunta el especialista.

¿PCR negativas en los aeropuertos?

La necesidad de reactivar la economía y volver a poner en marcha el turismo ha provocado la toma de este tipo de decisiones, ¿pero es la PCR la prueba adecuada para este contexto? "Es lo mismo que hacer cribado de población general asintomática, la gente que va a viajar tiene pocas probabilidades de estar contagiada y no es un contexto de alto riesgo", responde Peiró.

La exigencia de una prueba negativa PCR con antelación no exime de las probabilidades de contagio, una medida cuyo objetivo es "crear una falsa seguridad" para los sectores turísticos: "Aislar a los pasajeros tres o cuatro días a su llegada y hacer una PCR al quinto día tendría más valor porque si se hubiera desarrollado la enfermedad ya podrías detectarlo, pero una prueba negativa hace dos días es como jugar a los dados", concluye.

Desde el Gobierno de Canarias y las turoperadoras piden ya la realización de test de antígenos en vez de PCR por el elevado coste de la prueba, pues encarece casi 100 euros más el presupuesto del viaje y echa para atrás a los turistas.

"En las epidemias es más importante conocer a tu población que conocer al virus"

Test de antígenos en las farmacias

Las farmacias de Ourense ya lo están haciendo y muchas comunidades tiene un plan similar sobre la mesa, la última: la Comunidad de Madrid el pasado viernes. "Hay un punto disparatado en remitir los test a las farmacias cuando un médico tiene un test de antígenos en la consulta", considera el especialista. La situación merece evaluar este tipo de opciones pero en cualquier caso, la realización de estas pruebas en las farmacias requiere la habilitación de espacios y medidas de higiene especializadas.

El siguiente paso sería los ya mencionados autotest, una medida ya aprobada en Estados Unidos y reclamada por algunas comunidades españolas. Una petición que abre nuevas problemáticas como la comunicación del resultado a las autoridades sanitarias sea positiva o negativa: "En las epidemias es más importante conocer a tu población que conocer al virus, cómo será el comportamiento colectivo ante estas medidas es clave", apunta Peiró.

"Una PCR negativa no excluye el contagio del virus"

Cuantas más, mejor

Hasta el momento, no hay ninguna prueba que pueda ser utilizada en todos los escenarios posibles y que sea capaz de detectar el coronavirus en sus primeros días. Mientras continúa el desarrollo de nuevas pruebas diagnósticas, paralela a la carrera por la vacuna contra la covid-19, los expertos recomiendan el uso de las distintas pruebas según el escenario donde son más útiles y siempre interpretada por el profesional sanitario: "El diagnóstico del paciente no depende solo del resultado de la prueba, sino del historial clínico del sujeto. Una PCR negativa no excluye el contagio del virus como una prueba de anticuerpos positiva realizada a una persona concreta no significa inmunidad ante el virus", finaliza el experto.

Publicidad