Publicidad

Microorganismos vivos para cuidar nuestra salud

Podemos encontrarlos en productos naturales y obtenerlos también a través de preparados específicos. Sus beneficios son múltiples y con el paso de los años y el avance de las investigaciones se han puesto más en valor. Les hablamos de los probióticos y los prebióticos. La capital grancanaria acoge estos días un congreso con especialistas en la materia.

Los encontramos en yogures enriquecidos con fermentos lácticos, las llamadas bacterias buenas, en el kéfir o en el yogur blanco, por ejemplo. Son los probióticos, Microorganismos vivos que contribuyen a cuidar la salud intestinal y, por lo tanto, a combatir posibles infecciones.

Hay que diferenciarlos de los prebióticos, un tipo de hidratos de carbono que, simplificando, sirven de alimento a los probióticos y que están presentes en muchos vegetales como alcachofas, ajos, cebollas, puerros o cereales, como el trigo.

En la práctica, ingerir probióticos y prebióticos influye de forma importante en nuestra salud. Por eso proliferan ya un sin fin de productos que los incluyen.

La capital grancanaria acoge hoy un espacio de trabajo de la Sociedad Española de Probióticos y Prebióticos para ahondar en el conocimiento científico sobre ellos.

Microorganismos vivos para cuidar nuestra salud

Podemos encontrarlos en productos naturales y obtenerlos también a través de preparados específicos. Sus beneficios son múltiples y con el paso de los años y el avance de las investigaciones se han puesto más en valor. Les hablamos de los probióticos y los prebióticos. La capital grancanaria acoge estos días un congreso con especialistas en la materia.

Los encontramos en yogures enriquecidos con fermentos lácticos, las llamadas bacterias buenas, en el kéfir o en el yogur blanco, por ejemplo. Son los probióticos, Microorganismos vivos que contribuyen a cuidar la salud intestinal y, por lo tanto, a combatir posibles infecciones.

Hay que diferenciarlos de los prebióticos, un tipo de hidratos de carbono que, simplificando, sirven de alimento a los probióticos y que están presentes en muchos vegetales como alcachofas, ajos, cebollas, puerros o cereales, como el trigo.

En la práctica, ingerir probióticos y prebióticos influye de forma importante en nuestra salud. Por eso proliferan ya un sin fin de productos que los incluyen.

La capital grancanaria acoge hoy un espacio de trabajo de la Sociedad Española de Probióticos y Prebióticos para ahondar en el conocimiento científico sobre ellos.

Publicidad