No dejar pasar a los clientes al baño de un bar en Carnavales, en Santa Cruz de Tenerife, podría multarse hasta con seis mil euros. Así lo contempla la normativa municipal. Con esta medida se pretenden evitar los problemas de higiene en las calles. Se va a vigilar que las barras externas durante estas fiestas no obstaculicen el acceso a los servicios.

Que esta imagen no sea la habitual durante los carnavales. Cientos de personas orinando en la vía pública. Por eso el Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife recuerda a los locales que la normativa de la ciudad recoge que no pueden cerrar los baños a sus clientes. Si no podrían enfrentarse a multas de hasta 6.000 euros.

Juan tiene su bar en una de las calles con más afluencia. Nunca ha cerrado el baño, pero nos cuenta que han llegado a destrozárselo.

Eso sí, tiene el derecho de admisión.

En la calle, aplauden la medida.

Un medida que no gusta a todos pero que trata de evitar que la calles de la ciudad se conviertan en un orinal.