Aretha Franklin ha fallecido este 16 de agosto en Detroit a los 76 años de edad tras perder su batalla contra el cáncer de páncreas. La ganadora de 18 premios Grammy y con 10 millones de discos vendidos, llevaba desde los años 80 sin viajar fuera de los Estados Unidos a causa de su conocida fobia a volar. Algo que no le impidió consagrarse como la reina del soul y que su música fuera conocida y reconocida a nivel internacional.

Fue en el coro de la iglesia de su padre, un conocido reverendo, donde comenzó a cantar. A los 12 años quedó embarazada de un chico de la escuela y a los 15 ya tenía su segundo hijo con otro hombre. A los 19 se casó con Ted White, un hombre muy violento, del que se divorció ocho años después, y con el que tuvo su tercer hijo. Años después se casaría y divorciaría d nuevo, y tendría un cuarto hijo.

Cantó en el funeral de Martin Luther King en el 68 y también lo hizo en el 2009 cuando Barack Obama tomó posesión de su cargo como el primer presidente negro de los Estados Unidos. Se le atribuyen celos de diva contra otras artistas que en algún momento la superasen en ventas, como Barbra Streisand o Whitney Houston, y fue muy sonado su enfado cuando en los Grammy 2008 Beyoncé presentó a Tina Turner como ‘La Reina’.

A principios de 2017 anunció su retirada, pero con la idea de limitar su agenda a escogidas actuaciones. Pero debido a su estado de salud, tuvo que cancelar todas las que tenía programadas para este año. Su última actuación tuvo lugar el pasado mes de noviembre en Nueva York, con motivo del 25 aniversario de la Fundación contra el Sida de Elton John.