Justin Bieber ha sufrido un duro golpe durante su último concierto en Los Ángeles. El cantante se encontraba en mitad de un show en el Staples Center cuando se lanzó a mostrar sus habilidades con el skate, un deporte que practica casi a diario.

Aunque Justin ha mostrado en varias ocasiones su habilidad sobre la tabla, en esta ocasión, el canadiense sufrió un duro golpe con la tabla. Un tortazo que a juzgar por su reacción le dolió bastante.

Aun dolorido, Justin no quiso perder la oportunidad de mostrar su destreza en vivo y en directo por lo que decidió volver a subirse al skate y esta vez pudo brillar y causar sensación entre sus fans.

Parece que tras su paso por Europa, donde recibió un sinfín de críticas respecto a su comportamiento con sus fans, Bieber ha querido borrar esa imagen de 'estirado' y hacer las delicias de sus believers. ¡Así sí!