Justin Bieber ha querido cancelar su gira 'Purpose' para poner orden a su vida personal y espiritual. El cantante ha hecho un parón para poder centrarse en él tal y como ha compartido con sus seguidores en su perfil de Facebook. Sin esperarlo nadie, el artista ha confesado: "Tomarme este tiempo quiere decir que quiero una carrera duradera y un corazón y un alma estables porque eso significará que podré ser el hombre que aspiro a ser, el marido que algún día seré y el padre que me gustaría llegar a ser. He dejado que mis malas relaciones dicten mi forma de actuar y tratar a la gente. He dejado que la amargura, los celos y el miedo conduzcan mi vida".

El cantante está profundizando en su terreno espiritual. Tal y como hemos visto en los últimos días, cuenta con el especial apoyo de dos de sus exnovias: Selena Gomez y Hailey Baldwin. Ya ha habido un encuentro entre el artista y Selena y ha sido en la Iglesia Oasis de Los Ángeles. Parece que Bieber se lo está tomando en serio.

Además, el artista canadiense ha tenido tiempo para reencontrarse con otra de sus exnovias. La modelo Hailey y Justin se han visto al menos tres veces en una semana. A pesar de la brevedad de su romance, con el tiempo están retomando su relación.

Justin querría recuperar sus creencias que hasta ahora tenía un poco olvidadas. Parece que los encuentros que ha tenido en la Iglesia no han sido mera casualidad...