Justin Bieber y Hailey Baldwin se declaraban su amor a los cuatro vientos después de que se confirmara que el canadiense y la modelo daban un paso más en su relación, comprometiéndose.

Desde ese momento los preparativos de la boda parecen haber ido viento en popa porque ya hasta despedida de soltero tiene organizada el cantante y Hailey la lista de sus damas de honor.

Pero parece que estos dos hechos no han sido los únicos que han reflejado que lo que tiene esta pareja va muy en serio. Y es que tras relojes de diamantes y planes de findes tan románticos, la pareja ha decidido dónde pasarán sus primeros años como marido y mujer.

Se trata de una mansión situada en Ontario, tierra natal del cantante, muy cerca de Toronto. Una casa que tiene 400 mil metros cuadrados de terreno rodeado de bosque y al lado de un precioso lago, y que tiene una superficie de 864 metros cuadrados edificados.

En su interior se encuentran cinco habitaciones con baño privado y una lujosa cocina diáfana. Entre los detalles más lujosos de la residencia están una sala de juegos, un gimnasio, una sala de juego y su propia pista de carreras.