La Gala MET nos deja año tras año looks de lo más originales y extravagantes. Este año la temática ha sido la influencia de las creencias religiosas y aunque ha tenido competencia, Selena Gomez se ha llevado el premio al look más comentado de la noche, y no precisamente por su vestido.

La cantante aparecía con un precioso vestido blanco de la marca Coach inspirado en el personaje bíblico Ester. Hasta ahí todo normal. Las críticas a Selena tuvieron que ver con el maquillaje con el que apareció en la gala, un bronceado falso muy exagerado que no tardó en destara los comentarios de la gente en redes sociales.

Selena pisó la alfombra roja del Museo Metropolitano de Nueva York con la cara marrón, además la cantante lució un color de labios nude lo que acentuaba más el efecto del 'fake tan'. Esta semana Selena no ha sido la única famosa criticada por el exceso de bronceado: Gigi Hadid fue acusada de lo mismo en la última portada que ha protagonizado para Vogue en la que aparecía con varios tonos por encima de su color de piel.

Como era de esperar, las bromas sobre la apariencia de Selena no tardaron en inundar las redes sociales. Usuarios de Twitter y Instagram hacían comparaciones con el color de piel del Presidente Trump, con escenas míticas de series como 'Friends' y dejaban comentarios en los que se podía leer cosas como: "Selena Gómez es un recordatorio de por qué utilizar autobronceador da miedo".