Sabemos de sobra lo mucho que le gusta a Blake Lively y su marido Ryan Reynolds trollearse a través de las redes sociales por este motivo sabemos que esta decisión por parte de la actriz guarda algún secreto.

Los más de 20 millones de followers de la actriz se quedaban sin palabras tras descubrir que Blake ha decidido borrar todas sus publicaciones de Instagram.

Ahora lo único que se puede ver en su perfil es esta extraña frase: "¿Qué le pasó a Emily?".