Después de todos los escándalos que ha protagonizado Scott Disick durante las últimas semanas con diferentes mujeres, Kourtney Kardashian ha decidido coger, y nunca mejor dicho, el toro por los cuernos.

Después de hacerse público que la mayor de las Kardashian había tomado medidas para que Scott solo pueda ver a sus hijos en visitas supervisadas, Kourtney ha decidido que es momento de dejar de hablar definitivamente al padre de sus hijos.

"Kourtney está furiosa por las acciones más recientes de Scott, y está pensando seriamente el siguiente paso a dar sobre su familia", revela una fuente cercana a Kourtney.

Esta misma fuente asegura que las acciones de Scott son resultado de los celos que siente al ver a Kourtney con su nuevo novio, Younes Bendjima.