Hay mujeres que día a día luchan contra las tentaciones culinarias para intentar mantener así una figura delgada, pero las cosas están cambiando, y gracias a las Kardashian o a celebrities como Jennifer Lopez, ahora se llevan las curvas.

Parece que la intérprete Ashley Tisdale se ha dejado contagiar por esta nueva corriente y ha decidido alejarse de las dietas estrictas: "La presión para ser perfecta es una lucha. No, no estoy embarazada, estoy feliz y no he sido estricta con mi dieta, pero gracias por recordármelo".

Además, Tisdale habla sobre la importancia de realizar deporte para sentirse sana: "Cualquier actividad física ayuda a la salud y también es un buen calmante para el estrés. Los lunes, miércoles y viernes trabajo con mi entrenador, Jason Walsh. Kickboxing los jueves. Y voy a exprimirme a una clase de yoga los martes".