Sara Carbonero no será dada de alta este lunes, tal y como se rumoreaba. La periodista seguirá ingresada en la clínica Ruber Internacional, aunque esto no quiere decir que su estado haya empeorado.

Y es que su equipo médico ha decidido tras reunirse actuar con cautela y que, por el momento, no salga de la clínica. Tal y como han informado desde el programa presentado por Sonsoles Ónega: ?La recuperación de Sara sigue según lo previsto y está con fuerzas y animada?.

De hecho ella misma se mostró muy optimista con su recuperación a través del mensaje que compartió en sus redes sociales con el que anunció que padecía cáncer. Tras ingresar hace unos días, ha estado todo el fin de semana rodeada de los suyos.

Su gran amiga Isabel Jiménez y su hermana Irene Carbonero han estado junto a ella, al igual que su marido, Iker Casillas, que solo se separó de Sara para hacer un viaje exprés a Oporto para apoyar a su equipo en la final de la Copa de Portugal, donde recibió un sentido homenaje con el que no pudo contener las lágrimas.