Álex Lequio ha demostrado ser un luchador incansable a sus 26 años. Un año después de ser diagnosticado de cáncer, el hijo de Ana Obregón y Alessandro Lequio ha querido recordar la noche que todo comenzó.

Fue el 10 de marzo de 2018 cuando se despertó en mitad de la noche con unos fuertes dolores de espalda que terminarían desembocando en la peor de las noticias: un cáncer muy díficil de tratar. Sin embargo, no ha estado solo en la batalla, ya que el joven empresario ha contado en todo momento con la mejor de las amigas y compañeras. Se trata de su perrita Luns, que lleva a su lado desde hace 16 años.

Álex ha querido rendirle un pequeño homenaje conmemorando ese día en el que según ha afirmado ''fue la primera noche que me desperté por un ?tirón de espalda? y nos pasamos 6 horas andando de punta a punta sin sentido por el cuarto.'' Además de recordar varios de los mejores momentos que han pasado juntos, los cuales califica de ''sin sentido'' pero muy especiales.