Fernando Verdasco ha decidido escapar al paraíso para superar el gran disgusto que se llevó al no ser escogido para participar en la Copa Davis. Así, el tenista ha hecho las maletas y se ha ido junto a su mujer, Ana Boyer, y su hijo Miguel, a Las Maldivas, desde donde ha presumido de lo mucho que están disfrutando del calor y la playa.

Y es que no hay nada mejor que la familia para refugiarse y superar las penas. "Enseñando a Miguel las vistas desde nuestra habitación", ha escrito junto a la preciosa imagen en la que aparece con el pequeño en brazos. Sin duda, Ana se ha convertido en su máximo apoyo en estos difíciles momentos profesionales, aunque el matrimonio ha encontrado la solución perfecta para desconectar de la presión.

Seguro que te interesa...

Esto es lo que sabe Isabel Preysler sobre el bautizo de su nieto, el hijo de Ana Boyer y Fernando Verdasco