OPERACIÓN COLAPSO

OPERACIÓN COLAPSO

Una apasionada de la santería controlaba el mayor laboratorio de droga de Europa

La 'operación colapso' llevada a cabo por la Policía Nacional, ha desarticulado el mayor laboratorio de cocaína de Europa. Con la incautación de más de 300 kilos de droga, numerosas armas de fuego y más de 50 millones de euros, esta macroperación ha sorprendido a la Policía no solo por las cifras, sino por la manera de trabajar de sus máximos responsables.

Lauro Sánchez, uno de los detenidos, es un famoso empresario de la noche madrileña y viejo conocido por la Policía y la Guardia Civil desde el año 2004. Cuando se produce la muerte de Carmina Ordoñez, el entonces ministro del Interior José Antonio Alonso decide poner fin a la 'buena prensa' que se hace entre el mundo de los famosos al consumo de drogas.

En ese momento, según comenta el periodista Luis Rendueles, el ministro ordena la creación de un cuerpo de especial de policías jóvenes que tiene como objetivo infiltrarse en las principales y más famosas discotecas de Madrid para conocer quién está detrás del suministro de drogas a famosos.

Esta brigada, a la que sus propios miembros llamaron "brigada salsa rosa' investigó a numerosos famosos, desde futbolistas a tertulianos mediáticos. Lo único que este grupo sacó en claro es el nombre de algunos personajes que siempre se movían con los famosos. Uno de esos nombres era el de Lauro Sánchez.

Lauro era una clase de 'conseguidor' de los famosos, pero no se descubrió nada ilegal en torno a su persona. Estos policías solo constataron que manejaba mucho dinero. Años después, Lauro fue detenido en relación al asesinato de un abogado en el madrileño barrio de Retiro, pero resultó absuelto por falta de pruebas. Ahora ha sido detenido porque, presuntamente, distribuía la droga de esta red que controlaba una tal Ana 'la tetas'.

Lo sorprendente es que esta mujer, a la que sus hombres pusieron ese apodo por una operación de cirugía estética que se realizó en Medellín, utilizaba un peculiar método para saber si un envío iba a ser exitoso o no. 'La tetas' es una apasionada de la santería cubana por lo que, cuando planificaba el envío de un barco con 500 o 600 kilos de cocaína desde Iberoamérica, hacía un ritual santero. En lugar de planificar horas, trayectos, vigilancia o fechas, pagaba el viaje desde Cuba en primera clase a santeros cubanos quienes se reunían con ella en una casa para llevar a cabo un ritual en el que pedía que el envío tuviera éxito.

Los mas vistos

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.