LA OCDE DESMONTA UN MITO

LA OCDE DESMONTA UN MITO

En España se trabaja más horas que en Alemania pero cunde menos

Los españoles trabajamos más horas que los alemanes pero que nos cunde menos. Un estudio de la OCDE desmonta los tópicos y da claves a tener en cuenta.

No se trata de echarle muchas horas al trabajo, sino de trabajar bien. Y la prueba es que Alemania, -el país con la jornada laboral más corta-, es el que mejor capea la crisis.

La OCDE desmonta tópicos a golpe de estadísticas y resulta que España, que, para muchos dentro y fuera, es el país de la siesta y de la fiesta, está en el pelotón de cabeza en cuanto a horas de trabajo. El estudio establece la jornada laboral de cada país dividiendo las horas trabajadas entre toda la población de 15 a 64 años.

Aquí estamos trabajando una media de 277 minutos al día frente a los 227 que están en Alemania. Para sacar conclusiones no hace falta ser economista, trabajamos más pero peor. A los germanos les bastan esos 227 minutos para ser líderes en productividad y competitividad ¿pero que se incluye en las 277 horas de trabajo en España? Las salidas del trabajo para fumar que pueden durar entre cinco minutos y un cuarto de hora y repetirse varias veces al día. En Alemania también se fuma y también salen pero en menor medida. Por otro lado están las comidas, en muchas ocasiones se convierten en un ritual, que ocupa demasiado tiempo, postre, café. Nuestros colegas alemanes apenas dedican media hora al almuerzo y es extraño que lo hagan en un restaurante, casi todas las empresas tienen habilitados comedores para sus empleados.

En Alemania además la hora de salida se respeta escrupulosamente, en algunas empresas incluso se corta la luz y es el jefe en dar ejemplo siendo el primero en terminar. Aquí competimos en alargar la jornada, la hora es meramente aproximada. En nuestra cultura laboral está mal visto salir el primero del trabajo, aunque ya se haya concluído la tarea del día, en muchas empresas se espera a que el jefe recoja los trastos.

A esto hay que añadir las reuniones que se eternizan, realizar tareas privadas durante el horario laboral, medios inadecuados o la escasa importancia que dedican las empresas a la formación. Así que trabajamos muchas horas pero mal. Al final ni fiesta, ni siesta ni productividad.

 

Los mas vistos

Economía Digital

Todo sobre finanzas, empresas, tecnología e industria

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.