Y el Oscar al mejor hijo es para...

Un año más hemos visto a los actores nominados acompañados de sus señoras madres. Leonardo DiCaprio, Jonah Hill, Lupita N'Yongo, Jared Leto o Michael Fassbender llevaron del brazo a las mujeres que les trajeron al mundo a la pasada gala de los Oscar, aunque solo tres de ellas tuvieron la oportunidad de soltar unas lágrimas de orgullo cuando sus ya talluditos retoños subieron a recoger su premio, mención en los agradecimientos incluida.

"A mi madre, que está aquí esta noche, quien nos enseñó a mis dos hermanos mayores y a mí… a respetarnos a nosotros mismos. Gracias por eso mamá", dijo Matthew McConaughey en un discurso un tanto deslavazado.

Y aunque Lupita también dio las gracias a su familia (y a decenas y decenas de personas más) Jared Leto se ganó "el Oscar al mejor hijo" con su discurso. "En 1971, en la ciudad Bossier, Louisiana, había una adolescente que estaba embarazada de su segundo hijo. Ella era una desertora de la escuela secundaria y una madre soltera, pero de alguna manera, se las arregló para hacer una vida mejor para ella y sus hijos. Animaba a sus hijo a ser creativos, trabajar duro y a hacer algo especial. Esa chica es mi madre y está aquí esta noche. Y solo quiero decir, te amo, mamá".

La pregunta ahora es, ¿cuándo podrá la madre de Leonardo DiCaprio soltar una lagrimita viendo a su hijo recoger un Oscar? Quizá no le haga falta a ninguno de los dos...