INGIERE HABITUALMENTE DESDE VIDRIO A METALES

INGIERE HABITUALMENTE DESDE VIDRIO A METALES

El Señor Comelotodo, el hombre que se comió una avioneta y otros metales

Es un habitual del Guinness de los Records, y es que Monsieur Mangetout era capaz de comerse sin el menor problema una avioneta, proeza a la que dedicó dos años. Claro que también se comía un carrito entero de supermercado en tan sólo 4 días y medio. ¿Qué opinan los médicos de semejante proeza? ¿Y él? ¿Por qué lo hacía?

lotito
Michael Lotito | Cocinatis

Michael Lotito fue durante muchos años un personaje muy popular en Francia, y se calcula que a lo largo de su vida pudo haber consumido hasta nueve toneladas de metal. De hecho, su afición a ingerir estas sustancias, desde televisores a bicicletas, carritos del supermercado e incluso una avioneta entera, la tenía ya en su adolescencia, y a partir de los 16 años aproximadamente se le conocía ya por sus hazañas. Ha sido durante muchos años un habitual del Guinness de los Records, y ha consumido gran cantidad de metales a priori tóxicos para la salud que a él le han sentado estupendamente. Lotito solía decir, sin embargo, que podía ingerir sin problemas cualquier metal y sentirse bien pero que no era capaz de tolerar alimentos como los plátanos o los huevos duros.

Pese a que con los años Lotito fue capaz de reírse y hacer reír con su afición a ingerir metales, lo cierto es que este hábito viene, en realidad, de una enfermedad mental que tuvo en su juventud llamada pica, un tipo de fagia. Este trastorno alimentario lleva a los que lo padecen a sentir un deseo irrefrenable de comer cosas que no tienen ningún valor nutritivo, como tierra, tiza, yeso, virutas de la pintura, bicarbonato de soda, almidón, pegamento, moho, cenizas de cigarrillo, papel u otros objetos.

Lotito solía ingerir a diario aproximadamente 1 kg de metal, que acompañaba de grandes cantidades de agua para poder tragar sin problema. El showman francés solía partir los objetos en piezas pequeñas que iba comiendo poco a poco, sin haber sufrido nunca, asegura, ningún problema derivado de esta práctica. De hecho, Lotito se tomaba muy en serio su dieta: además de los metales, llevaba una alimentación muy estricta basada en plantas y granos, destinados a conseguir que su sistema digestivo trabajase de modo eficiente. Al parecer, la única particularidad que descubrieron los médicos al analizar el aparato digestivo de Lotito, un tipo que sin duda pasará a la historia, es que tenía la bolsa del estómago el doble de gruesa de lo normal.

Algunas leyendas sobre este hombre que falleció a los 57 años por causas, al parecer, ajenas a sus curiosos hábitos alimentarios, son que, sobre todo durante los últimos años, era capaz de ir a un restaurante y comerse, además de la comida, platos, cubiertos y cualquier cosa que le pusieran por delante. Su mayor hazaña, sin embargo, fue comerse un avión ultraligero entero Cesna 150, para lo que tardó más de dos años. No obstante, tres semanas después de completar la hazaña que le dio gloria mundial, Lotito, deseoso de nuevas emociones, se comió un robot.

Laura Conde | @LauraConde5 | Barcelona | 02/05/2016

Los mas vistos

Hogarmania

Buñuelos de canela

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.