Obesidad, bye, bye

Obesidad, bye, bye

Nace la pastilla de "comida imaginaria"

La pastilla en cuestión contiene fexaramina y lo que hace es enviar señales de que se ha ingerido comida, con lo que el cuerpo comienza a quemar grasas. Hasta ahora, se ha probado en ratones y ha arrasado.

Ronald Evans, director de la investigación, con una "comida imaginaria".
Ronald Evans, director de la investigación, con una "comida imaginaria". | Salk Institute

¿Quién no ha jugado de pequeño a comer algo imaginario? ¿Y quién no ha fantaseado de mayor con la posibilidad de que comiendo "aire" uno pudiera llenarse para dejar de hartarse a comer? Ahora, los investigadores del instituto Salk de Estados Unidos han creado una pastilla de "comida imaginaria" (tal y cómo ellos mismos se refieren a ella) que, y aquí viene lo gordo, provoca la sensación de haber comido sin haber ingerido ni una sola caloría.

La pastilla contiene fexaramina, que logra engañar al organismo haciéndole pensar que ha ingerido calorías e instándole a quemar grasas. Este comprimido actúa solo sobre el intestino y no es absorbido por la sangre, lo que evita los efectos secundarios. El compuesto ha sido capaz de "detener el aumento de peso, bajar los niveles de colesterol y controlar el azúcar en sangre en ratones, con lo que es buen un candidato para probarse en ensayos clínicos en humanos”, detalló un comunicado del Instituto Salk de Estados Unidos.

La sensación que provoca el comprimido es la de haber comido una gran cantidad, con lo que el cuerpo reacciona quemando grasas para dejar espacio a nuevos alimentos, pero "sin calorías ni cambios en el apetito", explica Ronald Evans, director de la investigación, que ha sido publicada en Nature Medicine. Es decir, que nos parecerá que hemos comido un buey, aunque, en realidad, no hayamos ingerido nada. Los tragaldabas están de enhorabuena.

El laboratorio de Evans no ha llegado a este hallazgo por casualidad, sino que lleva dos décadas estudiando el receptor FXR, una proteína que juega un papel en cómo el cuerpo libera bilis del hígado, digiere la comida y almacena grasas y azúcares. El cuerpo humano activa el FXR al principio de la comida para prepararse para la ingesta del alimento. El FXR no solo dispara la liberación de la bilis para la digestión, sino que también cambia los niveles de azúcar en sangre y provoca que el cuerpo queme grasas para prepararse para la siguiente comida.

 

 

Javier Sánchez @srjaviersanchez | Madrid | Actualizado el 23/06/2018 a las 13:30 horas

Los mas vistos

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.