A tope con el pescado de la cuaresma

A tope con el pescado de la cuaresma

Locos por el bacalao: 10 formas en las que podemos comérnoslo

Versátil, económico y delicioso. El bacalao es el pescado por antonomasia de estas fechas. Te damos diez posibilidades para comerlo para que elijas. De ponerlo en una croqueta a prepararlo en un delicioso arroz.

Un platazo de bacalao. ¿A qué apetece?
Un platazo de bacalao. ¿A qué apetece? | Wikipedia

El bacalao es un pescado capaz de desatar pasiones y odios como ningún otro. Pensemos en todos aquellos que aseguran que no lo prueban porque "sabe demasiado a pescado" (¿y a qué quieres que sepa, alma de cántaro?) o porque "está demasiado salado". A continuación, van las diez maneras de preparlo más habituales, para que elijas la tuya.

En croquetas. Pues claro que sí: unas buenas croquetas de bacalao pueden estar igual de sabrosas que las de jamón. Para hacerlas, tan solo tienes que utilizar bacalao desmigado y rehogarlo previamente durante unos instantes.

En potaje. El clásico potaje de cuaresma prescinde de  la carne y lleva bacalao con garbanzos y espinacas. Una receta en la que el bacalao, siempre desalado, adquiere una consistencia especial y da un toque particular al guiso.

Al horno. Los lomos de bacalao son ideales para hacerlos al horno. Podemos tirar de alioli para gratinarlos o de salsa de tomate.También pueden acompañarse de pimientos o de patatas panaderas.

En ensalada. Si lo tenemos desmigado y nos da pereza pasarlo por el fuego, podemos meterlo en una ensalada. Acepta prácticamente de todo, desde patatas cocidas hasta aceitunas. También le va bien los toques de manzana o de vinagre balsámico.

Bacalao 'dourado'. Deliciosa receta que consiste en bacalao desmigado, patatas paja fritas, huevos y cebolla. Como si nos pusiéramos a hacer una tortilla de patata pero con la bola extra del bacalao.

Ajoarriero. Ajo, puré de patatas, pimentón y aceite de oliva machacados en un mortero y que luego se cocinan en una sartén con bacalao desalado. Habitualmente se prepara en la sartén, aunque también podría hacerse al horno.

Al pil-pil. Bacalao que se emulsiona con aceite de oliva, ajo y guindillas, generalmente en una cazuela de barro. Esta receta clásica de la cocina vasca se denomina así por el sonido que hace el bacalao al emulsionarse.

En brandada. Se trata de una emulsión en la que se añade bacalao levemente hervido, aceite de oliva y mayonesa. Así se crea una masa para untar en pan. También puede incluir laurel y cebolla. Finalmente, se añade perejil y pimentón.

En arroz. Hay que rehogar el bacalao con cebolla y pimientos, luego se le añade el arroz y el caldo (puede ser de pescado o de pollo) y se deja cocer normalmente. Para este plato pueden utilizarse las partes menos nobles del pescado.

En empanada. Una alternativa sabrosa a la de atún o de carne. Se utiliza bacalao desalado y desmigado que se puede acompañar de pimiento cebolla e incluso de pasas... a gusto del consumidor. Suele ser una de las favoritas de los que entienden de empanadas.

Javier Sánchez @srjaviersanchez | Madrid | Actualizado el 23/06/2018 a las 13:24 horas

Los mas vistos

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.