Evítalas en la última comida del día

Evítalas en la última comida del día

Esto es lo PEOR que puedes comer para cenar

Hay alimentos que no deberías comer si lo que quieres es tener un sueño reparador y no ganar peso

Javier Sánchez | Madrid | 01/10/2018

Seguro que te interesa

Si el desayuno es la comida más importante del día, la cena es la que ofrece más posibilidades de fallar miserablemente. ¿Por qué? Porque muchas veces es el momento en el que estamos más relajados y nos venimos arriba, sin pensar realmente en que quizá no estamos tomando las mejores decisiones. De ahí que muchas veces acabemos llevándonos a la boca alimentos y recetas que no son la mejor opción.

Los cereales del supermercado suelen contener mucho azúcar | Pixabay

Cereales. Que el 'brinner' es una tendencia es algo de lo que no cabe duda alguna. El problema surge cuando las opciones que rescatamos de entre las primeras comidas del día no son las más indicadas. Así pasa con los cereales ricos en azúcar -que apetecen siempre, claro está-, pero que acaban provocándonos un subidón de azúcar en sangre y posterior bajonazo que acaba perturbándonos el sueño.

Ensalada de lechugas variadas y granada | Bainet TV

Solo una ensalada. Parece la mejor opción, pero ojo con hacerla demasiado ligera. Si es nuestra elección, ha de ser lo más completa posible y en ella deben estar equilibradas las proteínas, los hidratos de carbono, etc. Una gran opción es cambiar la lechuga, por ejemplo, por otras verduras de hoja con más nutrientes como las espinacas o la muy de moda kale.

Pizza napolitana | Archivo

Lo que sea, pero demasiado tarde. En la cena importa el qué, pero también el cuándo. Lo ideal es dejar pasar un par de horas antes de irse a la cama, en lugar de acostarnos inmediatamente después del último bocado. La idea es que nuestro organismo haga la digestión sin estar tumbado, más que nada por facilitar un poco las cosas.

Plato de pasta | Agencias

Pasta con salsas. Ojo a esta combinación porque estamos mezclando los hidratos de carbono refinados de la pasta con una salsa y aquí podemos encontrarnos de todo, desde algunas que sean ricas en azúcares hasta otras que resulten demasiado pesadas. ¿Se puede tomar pasta para cenar? Sí, pero sería mejor que se tratara de una opción integral, de que controláramos la cantidad y la acompañáramos de verduras o atún sin aceite, por ejemplo.

Hamburguesas | Estados Unidos

Carne roja. Ojo con las opciones proteínicas, porque tiene n un doble filo: por un lado, tenemos triptófano que puede ayudar a nuestro cuerpo a producir serotonina, pero cuidado con las grasas saturadas que aporta la carne de vacuno y que puede complicar nuestra digestión y, por tanto, perturbar nuestro sueño.

Chile picante | Pixabay

Comida picante. Aunque siempre defendemos los platos picantes como aceleradores del metabolismo, la hora de la cena no es la mejor para romar unos tacos mexicanos o un curry tailandés, porque lo cierto es que nuestro cuerpo va a notar un aumento de la temperatura justo cuando nuestra tendencia natural en ese momento del día es la contraria. Todo esto puede conducir a una noche toledana.

Chocolate negro | Pixabay

Chocolate negro. ¿Eres de esas personas que no se van a la cama sin haber comido una pastilla de chocolate negro? Pues aunque creas que estás actuando inteligentemente porque no tiene tanto azúcar, hay un problema en el chocolate negro y es su contenido en cafeína que nos puede complicar coger el sueño. Mejor darnos ese caprichito en otro momento del día.

Los mas vistos

Hogarmania

Cómo colocar un techo aislante acústico

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.