HAY TEORÍAS PARA TODOS LOS GUSTOS

HAY TEORÍAS PARA TODOS LOS GUSTOS

¿Cuándo demonios tengo que comer la fruta?

Hay quien dice que no se debe comer de postre, y también quien defiende que jamás por la noche, mientras otros aseguran que comer fruta entre horas es un auténtico sacrilegio. Lo único que parece generar quorum es comerla en el desayuno, pero a muchos no nos apetece una manzana en ayunas. Aquí algunas consideraciones sobre cuándo hay que comer fruta.

fruta
Apetitosa, sí, pero... ¿cuándo debo tomarla? | Cocinatis

- Los mejores momentos del día para comer fruta son, fundamentalmente, tres: por la mañana, para desayunar; a media mañana y a media tarde. La idea es consumir la fruta con el estómago vacío, ya que la digestión es más rápida y nuestro organismo absorbe todos sus nutrientes.

- Mejor no tomarla después de comer. Pese a que hay nutricionistas que aseguran que comer fruta es bueno siempre, y que si nos sienta bien conviene comer frutas a destajo, pues su aporte nutritivo es espectacular, hay muchos otros que aseguran que el peor momento del día para comer fruta es precisamente cuando solemos hacerlo, después de comer. El motivo es que la digestión es más lenta, de modo que la fruta acaba fermentando en el estómago y por ello muchas personas aseguran, con razón, que les sienta mal después de comer. Por lo tanto, es importante evitar la fruta en la medida de lo posible después de las comidas, especialmente las personas que tienen problemas digestivos o que sufren de digestiones pesadas. Esto no quiere decir, no obstante, que engorde más, pues al final las calorías de los alimentos son las que son y no importa en qué orden se consuman, sino que probablemente será más difícil de digerir.

- Tampoco conviene tomar fruta por la noche, como cena, ya que la fruta tiene una sustancia llamada fructosa, que el cuerpo transforma en glucosa y que si no consumimos se queda en el organismo en forma de grasa. Es conveniente, pues, consumir esta fructosa en las horas centrales del día, y evitar tomarla por la noche, justo antes de dormir.

- ¿Y si no me gusta la fruta? Es cierto que el desayuno es un momento excelente para tomar fruta, pues los beneficios de ésta alcanzan sus cotas más altas con el estómago vacío, pero también lo es que hay muchas personas a las que no apetece en absoluto una pieza de fruta en ayunas. Y es una pena, ya que precisamente al levantarnos es interesante dar a nuestro cuerpo una dosis de energía y nutrientes que sea muy fácil de digerir, para estar ligeros y frescos, y lo que solemos hacer es todo lo contrario: comenzar con pan blanco y lácteos, en la mayoría de los casos. La solución es comenzar a experimentar con los zumos, y acompañarlos de buena mañana, por ejemplo, con una rebanada de pan de espelta o centeno y un chorro de aceite de oliva. Prueba durante unos días y verás qué bien te sientes.

- Una buena opción es también comer fruta antes de las comidas, y no sólo porque nos van a saciar y nos van a aportar una gran cantidad de fibra, sino porque así evitaremos las consecuencias digestivas de tomarlas después y la comida nos sentará estupendamente. Si no nos apetece una pieza de fruta, una buena opción, especialmente ahora que viene el verano, es empezar con una sopa fría de frutas, que puede ser de melón y melocotón, por ejemplo.

-Evita las conservas y los almíbares, en la medida de lo posible, pues suelen llevar una gran cantidad de azúcares.

Laura Conde @LauraConde5 | Barcelona | 07/06/2015

Los mas vistos

Hogarmania

2 Aceite K +1 Vino Blanco K5 + Libro de Regalo Las recetas de toda la vida – Black Friday

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.