Sigue nuestros consejos

Sigue nuestros consejos

Se acabó: comienza a perder el peso ganado en Navidad

El experto en nutrición Ata Pouramani nos da su decálogo de consejos para comenzar a perder los kilos extra ganados en las fiestas. Eso sí, de manera sana y sin sufrimiento. Ponte a ello, que no es tan difícil.

Ya se acabaron las navidades: toca perder esos kilos... pero con cabeza.
Ya se acabaron las navidades: toca perder esos kilos... pero con cabeza. | Pixabay

Siete de enero: te miras en el espejo y no reconoces la imagen que te devuelve. Efectivamente, estás más gordo que cuando todo esto comenzó en el ya lejanísimo 22 de diciembre. El famoso dicho que reza "lo que fácil llega, fácil se va" es difícilmente aplicable al peso y, tras los excesos, comienza ahora un periodo en el que te la vas a jugar a diario con la báscula. Tranquilo, que hasta que llegue la primavera hay tiempo aún.

Ata Pouramani, experto en nutrición, propone un decálogo de recomendaciones para perder peso y lo hace bajo la bandera de la salud y de evitar sufrimientos. Toma nota, porque seguro que te va a venir bien.

No insistas en el deporte aeróbico si no tienes experiencia y sí "algunos años" y una gran pereza. Apúntate a la última moda, el llamado 'fastwalking', que no es otra cosa que caminar deprisa durante una media hora diaria. Te evitarás lesiones, abandonos anunciados del gimnasio y perderás calorías, eso sí, si perseveras.

Apunta estas dos sustancias inhibidoras del apetito: la colecistoquinina y la capsaicina. Sí, suenan raro, pero resultan eficaces para perder peso porque te hacen tener menos hambre. La primera es una hormona presente en algunos alimentos, por ejemplo, lo frijoles, la carne magra y las verduras, aunque su eficacia es mayor en los frijoles. La capsaicina está presente en los pimientos picantes, las guindillas y los chiles.

Entrégate a lo integral. Sustituye tu pan, tu pasta, los cereales y  el arroz por los mismos productos, pero integral. De esta forma, ingerirás hidratos compuestos en lugar de simples, con lo que aligerarás la carga de azúcares refinados en tu alimentación.

Apunta esta serie de alimentos "quemagrasas" o que, dicho de otra manera, consumen más calorías en su digestión de las que nos aportan: aguacate, pomelo, frutos rojos, sopa de hortalizas y té.

Proteínas; mejor vegetales que animales. Sobre la carne, lo ha dicho todo la OMS. Evita la carne roja en la medida de lo posible y qué decir de las más grasas como cordero o cochinillo. Existen productos naturales que contienen las proteínas esenciales que necesita tu organismo. Quizá te sorprenda esta recomendación de Ata Pouramini: el amaranto, conocido como "el mineral galáctico", porque lo consumen los astronautas. Se puede tomar como cereal o en semilla e incluye todos los aminoácidos esenciales. Además, apunta las semillas de chía, las lentejas, los garbanzos y el trigo sarraceno.

Muy recomendadas: las proteínas animales del huevo y el salmón. Estos dos superalimentos son imprescindibles en una dieta completa y sana, según el autor de 'El gato persa que quería comer caviar'. El huevo hidrata, no engorda si lo cocinamos adecuadamente, nos aporta energía y parece descartada su aportación a los índices elevados de colesterol. El salmón contiene ácidos grasos Omega 3, el antioxidante perfecto.

Adelgazar también es cuestión de organización. No podrás hacerlo si realizas la compra cuando tienes hambre y te sientes débil frente a caprichos. Tampoco lo lograrás si no tienes los productos sanos a mano y sí el chocolate y otros snacks para picar entre horas. Debes apartarlos de tu vista y acudir al supermercado con una lista bien preparada y con alternativas para los productos que más te gustan.

Dí si al 'cheat meal': puedes "hacer trampas" una vez a la semana. Sí, tómate una hamburguesa y una cerveza si quieres el sábado. Es mejor que picar entre horas todos los días.

Si no puedes resistir la ansiedad de picar, apunta: nueces, anacardos, pipas y pepinillos en vinagre. Todos estos productos son saludables. Los dos últimos, los menos calóricos.

Ni que decir tiene el término sano excluye las famosísimas dietas milagro, de todo tipo y categoría. No solo son malas para la salud, sino que, además, producen el conocido efecto yo-yo. Puede que pierdas peso de forma rápida y sorprendente, pero, de la misma forma, lo recuperarás, y con creces, tiempo después. Engordarás lo perdido, y algo más. Esto sucede porque el organismo realiza una reserva calórica de supervivencia. Es decir, aunque tenga suficientes nutrientes en su "almacén" comienza a guardar para cuando no haya. De ahí que acumulemos grasa en algunas partes del cuerpo.

Javier Sánchez | @srjaviersanchez | Madrid | Actualizado el 13/07/2018 a las 10:43 horas

Los mas vistos

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.