DESPÍDETE DE LOS REFRESCOS, ENGAÑA A TU MENTE... Y MUCHO MÁS

DESPÍDETE DE LOS REFRESCOS, ENGAÑA A TU MENTE... Y MUCHO MÁS

10 trucos muy sencillos para eliminar calorías de tu dieta y perder peso sin darte cuenta

Mantener una alimentación correcta, una vida saludable y una figura envidiable parece complicado. Sin embargo, no se trata de hacer una dieta de esas que te hacen sufrir durante una semana para que dentro de dos recuperes el doble del peso perdido. Tampoco hay que matarse en el gym y sudar como si no hubiera mañana, ¡qué va! Te explicamos 10 trucos muy sencillos que, incorporados en tu día a día, te ayudarán a adelgazar y a verte más saludable.

Una ensalada es el mejor entrante
Una ensalada es el mejor entrante | Pixabay

Para adelgazar y, lo más importante, gozar de una buena salud, lo mejor es empezar por hacer pequeños cambios en nuestro día a día que, poco a poco, supondrán una gran diferencia. Hay que combinar una buena alimentación con algo de ejercicio físico y olvidarnos del sedentarismo.

Usa aceite en spray y elimina la grasa sobrante de la pizza o las patatas fritas

Muchas veces pecamos al cocinar en casa cuando se trata de freír algo o simplemente de aderezar una ensalada. Cogemos el bote del aceite y echamos un chorro considerable que, sin duda alguna, se acumulará formando una capa de grasa. Lo mejor para estas ocasiones es utilizar aceite en spray y así echaremos la medida exacta. Por otro lado, hay comidas que ya vienen de serie con exceso de grasa, como por ejemplo, la pizza. En este caso, coge un papel, presiona por la superficie y así eliminarás toda la grasilla que ni quieres ni te viene bien.

Guerra contra los refrescos

Olvídate de las comidas acompañadas de refrescos. El agua es la bebida más sana que hay y debe acompañar a todas las comidas. Además, otro contra de los refrescos es que, al ser gaseosos, te llenan la barriga y te provocan una sensación de hinchazón muy desagradable. ¿Necesitas algún motivo más para decirles adiós?

No hay ninguna bebida que sea más sana que el agua | Pixabay

No añadas extras a la ensalada ni azúcar o sacarina a las bebidas

Una ensalada deja de ser sana cuando le echas queso, panceta, pan tostado, salsas, pollo rebozado... La ensalada más sana es la más sencilla: lechuga, tomate, cebolla, atún y un poquito de aceite y vinagre. Nada más. Y esto también es aplicable a las bebidas: un té o un café te sientan genial hasta que les echas infinitos sobres de azúcar.

Engaña a la mente

Si comes en platos más pequeños tu mente pensará que hay más comida y se quedará satisfecha antes aunque estés comiendo menos. También puedes sustituir los cubiertos normales por unos de postre. Te llevarás comida a la boca más veces y te saciarás antes. Ambos trucos son bastante útiles para comer solo lo necesario.

Si comes en platos pequeños, engañarás a tu mente y te saciarás antes | Pixabay

Date un buen baño caliente

Un estudio realizado por las Universidades de Loughborough y Leicester ha descubierto que darse un baño caliente quema las mismas calorías que 30 minutos caminando. La investigación consistió en que diez participantes se dieron un baño de una hora a 40º C y al día siguiente, hicieron ejercicio durante el mismo tiempo en una bici estática para que su temperatura corporal aumentara un grado, igual que ocurrió durante el baño caliente. Los resultados concluyeron en que durante el baño se quemaron 126 calorías, más o menos lo que se quema tras caminar 30 minutos.

Ten siempre la cocina ordenada

Si tu cocina es un caos, será más probable que el tiempo que pases allí, por poco sea, te sientas tentado a picar algo entre horas. Es decir, es más probable que te comas una galleta si tienes el paquete abierto encima de la encimera a que si lo tienes cerrado y guardado en su sitio. Lógico, ¿verdad? Pues recógelo. Esto fue demostrado por un estudio realizado en la Universidad de Cornell.

Come siempre en casa y, si es imposible, ¡hazte un tupper!

Cuando comemos en un restaurante somos menos conscientes de las grasas y las calorías que ingerimos. Además, por lo general, en los restaurantes se utilizan ingredientes más calóricos que tienen más predisposición a engordarte. Mejor decántate por preparar tus propias comidas con los condimentos que sabes que te vienen bien. Tu bolsillo también te lo agradecerá.

¡No te sientes! Espera de pie

Si tienes cita en el médico o un trayecto más o menos largo en transporte público, espera de pie. La nutricionista Jill Koegel explica que cuanto más tiempo permanezcamos de pie, más calorías quemaremos, concretamente 50 por hora. Cede tu asiento a personas mayores y tú ponte a quemar calorías, te sentará mejor y además haces un favor a otras personas.

En vez de sentarte mientras esperas al metro, quédate de pie y haz lo mismo durante el trayecto | Pixabay

Bebe dos vasos de agua antes de comer o empieza por una ensalada

Este truco es muy popular y la verdad es que lleva más razón que un santo. Si bebes un par de vasos de agua un rato antes de comer, tu estómago no estará completamente vacío por lo que comerás solo aquello que necesitas sin pasarte. También funciona comiendo una ensalada de entrante: te llenará, te aportará energía y comerás solo lo necesario.

Controla tu respiración

Respirar profundamente es beneficioso para la salud porque reduce el cortisol, es decir, la hormona del estrés que también está relacionada con el aumento de peso. Además, aumentarás tu metabolismo porque, al exhalar rápidamente, expulsas más dióxido de carbono y esto ayuda a las células a quemar más calorías: por cada litro de oxígeno consumido se queman 5.

Ana Aragoncillo | Madrid | 04/04/2017

Más noticias

Los mas vistos

Hogarmania

Cómo colocar un techo aislante acústico

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.