Ojito, que se pone rancio

Ojito, que se pone rancio

Seis trucos para conservar el pan

Lo de conservar el pan en condiciones óptimas es cómo el Santo Grial: generaciones han buscado el secreto sin hallar el secreto jamás. Nuestro equipo de investigación propone seis trucos infalibles.

Conservar estas maravillas es sencillo, si sabes cómo.
Conservar estas maravillas es sencillo, si sabes cómo. | Cocinatis

Si no conservamos el pan en condiciones óptimas, se vuelve rancio y lo acabamos tirando. Para poder disfrutar de baguettes y otras piezas más tiempo, sin que su calidad resulte alterada, aquí van seis consejos a seguir:

Conservación

El pan debe conservarse a temperatura ambiental, en un lugar seco ajeno al sol, almacenado en una bolsa de papel o tela, o bien en una caja de madera, ya que estos materiales le permiten respirar y conservar su humedad (evitando así que se reseque).

Toma nota de que, si optas por un saco de conservación textil, éste no debe ser lavado con detergentes perfumados o acondicionadores para no contaminar el sabor del pan.

Nunca jamás…

A modo de mandamiento panero nunca, jamás, debes almacenar el pan en la nevera (excepto el de molde). El frío no hace más que acelerar su descomposición y favorecer la aparición de moho.

Si no lo vas a consumir inmediatamente, tampoco es recomendable cortarlo en rebanadas ya que se seca más rápidamente.

Regla de compra

Si no eres de los que compran pan a diario, como si de un sacrosanto ritual se tratase, opta por piezas más grandes que se conserven mejor (suelen tener una corteza más espesa que retiene la humedad de la miga).

La congelación, una opción

Aunque parece obvio, cabe recordar que el pan soporta muy bien la congelación, siempre y cuando se respetan algunas reglas básicas de uso. En primer lugar, se debe conservar (troceado o entero) en una bolsa de plástico hermética. En cuanto al proceso de descongelación, es preferible que sea natural, sin microondas mediante.

El microondas solo debe ser una opción si tenéis mucha prisa y, en este caso, el pan debe ser introducido en el cacharro solo unos segundos, siempre envuelto en papel absorbente. A continuación se deja reposar unos dos minutos antes de retirar el papel.

Finalmente, nunca se debe volver a congelar pan que ya lo ha sido anteriormente.

Resucitar el pan del día anterior

¿Llegas tarde a casa y todas las tiendas de tu barrio están cerradas? ¿No puedes vivir sin pan? ¿Sólo te queda media baguette seca del día anterior? Respira y aplica este truco: humidifica levemente la costra y hornea el trozo de pan unos minutos a 70°C. Verás que bien le sienta esta segunda juventud.

Más vale prevenir

Si eres de estas personas muy organizadas que tienen una bolsa del pan colgada en su cocina, siempre en el mismo sitio, este secreto es para ti. Porque más vale prevenir que curar. Colocar en el saco una rama de apio o un trozo de patata es suficiente para conservar y rehidratar la textura crujiente y blanda a la vez del pan.

Laia Zieger @laiazieger | Barcelona | 21/06/2014

Los mas vistos

Hogarmania

Cómo colocar un techo aislante acústico

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.