UN MAL SOFRITO PUEDE ARRUINAR EL MEJOR DE LOS MANJARES

UN MAL SOFRITO PUEDE ARRUINAR EL MEJOR DE LOS MANJARES

Consejos para elaborar un sofrito perfecto

¿Cuánto aceite debo echar? ¿Cuánto debe cocerse la cebolla? ¿De verdad es necesario el pimiento? ¿Oliva, girasol o mantequilla? Hay tantas preguntas que debemos responder antes de elaborar un sofrito perfecto que a menudo nos saltamos alguna y acabamos haciéndolo mal. Aquí los secretos para un sofrito excepcional.

sofrito
Cuidado, que un sofrito tiene muchos trucos. | Cocinatis

1- Un buen aceite. Es una obviedad, pero precisamente en un sofrito, donde el aceite es el gran protagonista, no nos podemos permitir poner un aceite malo o un aceite que hemos usado con anterioridad y que por tanto puede tener sabores que no nos interesen. Nuestra recomendación siempre es utilizar aceite de oliva virgen y ser generosos con él, pues no hay nada peor que un sofrito en el que nos hemos quedado cortos de aceite y los ingredientes quedan crudos o resecos. No es el mejor aliado de la operación bikini, así que si queremos evitar ágapes excesivamente calóricos dejemos el sofrito para otra ocasión.

2- No lo cargues de especias. Piensa que el sofrito es una amalgama de sabores, y que aunque alguna especia le siente estupendamente, conviene no cargarlo en exceso para no acabar haciendo un flaco favor al conjunto.

3- Escoge bien los ingredientes. Un sofrito siempre debería llevar cebolla, ajo y tomate. El pimiento también suele ser un buen amigo de nuestros sofritos, aunque conviene no exagerar, al ser un producto con un sabor muy contundente. De hecho, es interesante que nos metamos en la cabeza que un sofrito debe realzar el sabor del guiso al que acompaña, nunca enmascararlo ni modificarlo. Por tanto, bastarán unos cuantos ingredientes y, sobre todo, un buen aceite para conseguirlo.

4- Todos los ingredientes deben estar picados muy finalmente. Salvo los ajos, que pueden freírse en láminas, el resto de ingredientes deben estar picados, aunque hay quien prefiere colocar los ajos enteros para retirarlos al final. Si disponemos de picadora es un buen momento para utilizarla, ya que es habitual que se nos cuele un trozo de cebolla que más tarde acabemos encontrándonos en medio del guiso.

5- Fuego lento siempre. No hay que tocar el fuego durante todo el sofrito, que debe hacerse a fuego bajo (medio en el caso de las cebollas, si lo deseamos).

6- Los ingredientes se añaden por orden de dureza. Un error frecuente con los sofritos es que añadimos los ingredientes sin ninguna lógica (salvo la cebolla, tal vez, que todo el mundo coincide en incorporar primero), de manera que se cuecen de forma desigual y algunos nos quedan crudos mientras que otros acaban demasiado cocidos. Para hacer un buen sofrito, primero debemos incorporar la cebolla, después ajo y pimientos, posteriormente zanahorias y para acabar el tomate o los champiñones, que son los ingredientes que sueltan más agua.

7- Remueve de vez en cuando. Tenemos que vigilar bien el proceso, ya que es importantísimo que no se nos queme ningún ingrediente. Por ello, hemos de ir removiendo de vez en cuando y corregir el fuego (y el aceite) siempre que sea necesario.

8- La cebolla, bien tapadita. Para conseguir una textura y sabor óptimos en la cebolla, es importante, como decíamos antes, que esté bien picada y que la cocinemos a fuego lento. Un secreto para que quede aún más buena es taparla y echarle un poquito de sal, para que vaya sudando. Una vez la cebolla esté transparente, que no dorada, podremos añadir el siguiente ingrediente, que deberían ser los ajos.

9- El tomate siempre natural. Nada de conservas ni salsas: para un buen sofrito los tomates tienen que ser naturales y tenemos que contarlos en trocitos, como si fuesen un ingrediente más. La idea es que los echemos al final, y los dejemos cocinar largo rato a fuego lento. Si el tomate es bueno, cosa difícil de conseguir fuera de temporada, lo de añadir un punto de azúcar para regular la acidez no será necesario.

10- ¡Congela! Un buen sofrito necesita tiempo de cocción, de hecho hay quien recomienda incluso tres horas para que los sabores se mezclen a la perfección y los ingredientes adquieran su textura ideal. Por este motivo, es recomendable que hagas bastante cantidad, congeles en recipientes pequeños y vayas descongelando en función de tus necesidades: ahorrarás mucho tiempo al tener el sofrito ya preparado. Otra opción es hacer conservas, que aguantarán durante varios meses y serán una buena manera de sacar partido a los productos de temporada.

Laura Conde | @LauraConde5 | Barcelona | Actualizado el 13/07/2018 a las 10:27 horas

Los mas vistos

Hogarmania

Paella Taj Mahal

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.