TRUCOS PARA UN GUISO MÁS LIGERO

TRUCOS PARA UN GUISO MÁS LIGERO

Cómo evitar que las legumbres te den gases

Al contrario de lo que se suele pensar, las legumbres pueden ser ligeras. No solo sirven para hacer los tradicionales platos de cuchara, también puedes optar por platos muchos más ligeros y muy ricos, como ensaladas o saltados. No te pierdas estos trucos para cocinar las legumbres y que no den gases.

Seguro que te interesa

Al contrario de lo que se suele pensar, las legumbres pueden ser ligeras. No solo sirven para hacer los tradicionales platos de cuchara, también puedes optar por platos muchos más ligeros y muy ricos, como ensaladas o saltados.

Las legumbres son calóricas, pero no tanto como la gente dice, la clave está en prepararlas con los ingredientes adecuados, nada copiosos, como verduras y hortalizas.

Además, las legumbres son uno de los carbohidratos con mejor calidad del mercado, nutricionalmente son muy completos. Son hidratos de carbono complejos, lo que significa que tu cuerpo los digiere más despacio, por tanto pasas más tiempo haciendo la digestión, quemas más calorías, los nutrientes pasan a la sangre de manera más progresiva, y otro punto importante, que no se puede olvidar, es que acelera tu metabolismo.

Son los carbohidratos que la componen los que aportan la energía, pero no solo está formada por hidratos de carbono, en su composición también tienen lugar las proteínas, aunque en una cantidad mucho más pequeña. Además también aportan fibra, vitaminas del grupo B, carotenoides y minerales esenciales. Y su variedad es muy amplia.

Pero es cierto, que su mayor inconveniente es que producen muchos gases y hacen las digestiones mucho más pesadas, en el sentido de molestas, en comparación con otros alimentos, y esto es porque contiene oligosacáridos. Pero no te preocupes, tenemos los trucos perfectos para evitar que esto ocurra y puedas disfrutar de tu plato de legumbres sin ningún tipo de problema.

Trucos para cocinar las legumbres y que no den gases

La clave para que las legumbres no produzcan gases es su forma de cocinarlas. Es importante, sea cual sea la legumbre que vayas a cocinar, que las dejes en agua toda la noche anterior. Esto favorecerá a que las legumbres se queden más blandas, por tanto, se cocinen mejor, y además se reduzcan sus niveles que ácido fítico.

En realidad, lo que más gases provoca es la piel que envuelve a las legumbres. Así que si una vez que han pasado toda la noche en remojo, se lavan bien, será más fácil desprenderse de su piel y también de los dichosos gases.

Otro truco utilizado ya desde hace muchísimos años es agregar una cucharadita de bicarbonato de sodio antes de echar las legumbres a la cazuela para que cuezan. Es muy útil para evitar que el plato de legumbres se haga pesado.

Una vez que se vayan a cocinar, otro truco, es ponerlas en el fuego junto con especias como el hinojo, el comino, el tomillo o el romero, o también con dos hojas de laurel. De esta forma la digestión será mucho más llevadera.

Si durante la cocción rompes el hervor, bien añadiendo agua fría o bien retirándolo del fuego durante unos cuantos minutos, reducirás muchísimo los gases que producen las legumbres, ya que al cortar la cocción desaparecen los oligosacáridos.

Obviamente también es importante comer despacio, con calma, beber mucho agua, pero siempre despacio, la ansiedad no es buena y mucho menos comiendo. Esto hará que evites tragar más aire del de la cuenta cuando comes.

@mia_revista para @cocinatis | Madrid | 15/09/2016

Más noticias

Los mas vistos

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.