NovaMás » Vida

NEUROCIENCIA

¿Qué le pasa a nuestro cerebro cuando nos quedamos embobadas?

Aunque no le des importancia, este lapsus mental indica que tu salud podría estar en riesgo.

Chica embobada

iStock Chica embobada

Publicidad

Estás concentrada trabajando, estudiando, leyendo o haciendo cualquier otra actividad, pero de repente tu cerebro parece desconectarse por unos instantes. La vista se te nubla, te quedas mirando en un punto fijo y, durante unos segundos, el tiempo se detiene.

Eres incapaz de salir de este estado y seguir con los que estabas haciendo, estás allí atrapada y confías en que en poco tiempo tu cerebro se va a volver a activar y será como si ese lapsus de tiempo no hubiera existido.

Es una sensación extraña, ya que, por más que la actividad que estabas haciendo sea algo urgente de atender, no puedes salir voluntariamente de este estado de bloqueo mental, es más, te llegas incluso a encontrar a gusto. Tu cerebro, de manera inconsciente, te ha obligado a hacer un parón.

¿Te suena está sensación? Es un estado al que coloquialmente llamamos quedarnos “empanadas” o “embobadas”. Pero, ¿sabías que le pasa a nuestro cerebro cuando experimentamos esta sensación? Te lo contamos a continuación.

La investigación de los científicos

El neurocientífico Yuval Nir, profesor de la Universidad de Tel-Aviv, lideró una investigación para responder al por qué de la interrupción de las neuronas en determinados momentos.

Junto con su equipo, pusieron electrodos intracraneales en dos pacientes de neurocirugía para registrar la actividad de sus neuronas mientras realizaban una tarea de vigilancia psicomotriz. El experimento lo repitieron durante varias sesiones y en una de ellas, los pacientes habían pasado la noche sin dormir.

De los registros de la actividad neuronal observaron que, los estímulos visuales durante la actividad psicomotriz provocan una respuesta neuronal de alto rendimiento, mientras que, durante los períodos de lapsus temporales o bloqueo mental, las reacciones cerebrales eran mucho más débiles y lentas. Además, detectaron que estos lapsus temporales, no solo afectaban a la memoria, sino que también intervenían en la percepción visual.

Los resultados, que se publicaron en la revista especializada Nature Medicine, determinaron que estos fallos se producen cuando vamos escasos de sueño.

¿Qué nos pasa cuando dormimos poco?

Según el artículo publicado en Nature Medicine, los lapsus cognitivos son avisos del cerebro de que hemos dormido poco: “Nos fascinó observar cómo la privación del sueño amortiguaba la actividad de las células cerebrales”, explicaba Yuval Nir, “Las neuronas respondían lentamente, disparaban más débilmente y sus transmisiones se prolongaban más de lo habitual”, añadía.

Por lo tanto, el estudio señaló que la falta de sueño tiene una relación directa con la capacidad neuronal para codificar la información y que la podamos entender correctamente.

Además, los investigadores también observaron que cuando dormimos menos de lo que deberíamos, aparecen ondas cerebrales lentas propias de los estados de sueño. Esto puede interferir en la actividad neuronal e interrumpir la realización de las tareas, lo que significa que, si hemos dormido poco, aunque estemos despiertos, existen partes de nuestro cerebro que aún están adormecidas. Así sucede el lapsus mental.

Una chica se duerme mientras trabaja.
Una chica se duerme mientras trabaja. | iStock

Peligros de la falta de sueño

A raíz del resultado del estudio, los investigadores recalcaron la importancia de dormir las horas suficientes para tener un buen rendimiento cerebral. La falta de sueño es un problema muy común en nuestra sociedad y, además de causar estrés y malestar emocional, está demostrado que puede poner en riesgo nuestra salud y la del resto.

Según el estudio de Yuval Nir, los lapsus mentales se pueden dar mientras hacemos actividades como la conducción. Durante estos períodos, nuestros reflejos se ralentizan, pudiendo tener consecuencias catastróficas, “Sin embargo, no existen estándares legales o médicos para identificar a los conductores cansados por dormir poco, como ocurre con los conductores ebrios”, apuntaban los investigadores.

Una vez más, la falta de sueño se demuestra como uno de los problemas de la sociedad actual.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR…

Ayuno de dopamina: la nueva tendencia para relajar nuestro cerebro

Publicidad